Imagen de archivo de una obra pública en carreteras de Lanzarote. / CARRASCO

El CES teme que el «exceso de burocracia» entorpezca la gestión de los fondos europeos

El organismo reclama medidas para que las ayudas lleguen a las pymes y pide «mayor aporte» a Lanzarote y Fuerteventura. Dice que el REF canario debe ser «reconocido» por Madrid y no discutido todo el día

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El fuerte golpe que ha sufrido la economía canaria a raíz de la covid y que ha derivado en una caída de su Producto Interior Bruto (PIB) del 20% y la pérdida de 112.900 empleos, convierten en «clave y esencial» el papel que jugarán los fondos europeos para recuperar terreno y transformar la economía canaria fomentando la innovación, la sostenibilidad y la digitalización, entre otros aspectos.

El temor ante la lluvia de millones que llegará a las islas es que el Gobierno de Canarias no gestione con la celeridad y la eficiencia que requiere el momento y que, una vez más, el «exceso de burocracia» acaba entorpeciendo estas inversiones y los proyectos.

Así lo indicó ayer el presidente del Consejo Económico y Social (CES), José Cristóbal García, que es también el vicepresidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE). «Los fondos de recuperación y resiliencia son fundamentales pero preocupa la capacidad de gestión y la eficiencia de la administración canaria», indicó García, que destacó la necesidad de una normativa «eficiente, actualizada y coherente» y un marco jurídico adecuado y simplificado para dar una respuesta adecuada. «Hay que reducir procedimientos y ser más ágiles. El sector público no puede imponer restricciones a la actividad económica por un exceso de burocracia», señaló.

RECORTE DE LAS COTIZACIONESPlantea que las empresas que creen empleo neto o lo recuperen paguen menos a la Seguridad Social

De ahí que demandó a la administración pública «cambios» que la hagan más ágil y efectiva, evitando duplicación, dilaciones y demoras. Una situación estructural que afecta desde hace años a la administración canaria y que en los últimos años y durante la covid ha empeorado, en parte, derivado del teletrabajo. «No me refiero a la parte de sanidad ni otros servicios sino a lo que es gestión administrativa. La atención a los ciudadanos requiere presencia», indicó García.

En su opinión el teletrabajo «no es malo si se gestiona bien» pero la pandemia lo que ha provocado en el ámbito de la administración es que «ha enviado a los trabajadores a su casa y estos, con los medios con los que contaban, han hecho algo». «El teletrabajo es otra cosa», afirmó tajante. Otra de las preocupaciones del CES, según consta en su informe anual de la economía canaria del año 2020 y puso ayer de manifiesto García, es que los fondos europeos no lleguen a las pequeñas y medianas empresas, las pymes. «Estos fondos tienen que llegar a las pymes de forma importante si no se capilarizan hacia ellas y el empleo van a perder efectividad», indicó el presidente del CES, que abogó por inversiones «necesarias y rentables».

A su juicio, el impacto que la covid ha tenido en la economía canaria, la más castigada a nivel nacional por las peculiaridades de un tejido productivo con un elevado peso del sector servicios (83,8% frente al 74,2% nacional), justifica que las islas tengan un «acceso diferenciado» a los fondos europeos no solo de cara a recuperar lo perdido sino también para avanzar hacia un sistema económico y social «más sólido y cohesionado».

De igual manera, considera que las islas de Lanzarote y Fuerteventura, que han sido las que más han retrocedido con la covid (el sector servicios pesa casi un 90% sobre su economía) deben tener «un mayor enfoque» de los fondos europeos y se les preste mayor atención. «De la misma manera que Canarias defiende esto a nivel nacional se debe defender a nivel regional para aquellas islas más castigadas», indicó.

García se posicionó a favor de la diversificación económica de las islas, una idea que lleva años sobre la mesa y sobre la que se ha avanzado más bien poco, de cara a reducir la dependencia del turismo. Sin embargo, García fue realista e indicó que el modelo económico de Canarias no se cambia de la noche a la mañana y que la «ventaja comparativa» de las islas frente a otros territorios es el clima y un sector turístico de primer nivel. «Todos los que hablan de diversificar luego no lo hacen. Hay que fomentar otras actividades como la transición ecológica y la economía azul. Eso es cierto pero nunca van a llegar ser el 35% del PIB, que es lo que pesa el turismo. Alcanzar el nivel de empleo y actividad del sector turístico es impensable», apuntó.

García destacó el papel de los ERTE para amortiguar los efectos de la crisis en el empleo y consideró la necesidad de tomar medidas para reducir el desempleo juvenil y la temporalidad. En este sentido, abogó por una nueva modalidad de contrato por el que las empresas creadas en 2020, 2021 y 2022 o bien aquellas que recuperen empleo o creen puestos de trabajo neto puedan beneficiarse de tipos reducidos de la Seguridad Social durante dos años. Si estos contratos se convirtieran en indefinidos propone mantener esos beneficios. Además defendió cambios en la Formación Profesional para que la demanda de empleo encaje con la oferta. También remarcó la necesidad de «revisar» las políticas activas de empleo con ese fin.

«El REF debe ser reconocido por Madrid no discutido todo el día»

El Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias ha sido también objeto de análisis y «profundo debate» en el seno del CES debido a los «graves problemas» con los que se han topado algunos de sus instrumentos en su aplicación -como la RIC- a raíz de la covid, que trastocó entre otras cosas los plazos que marca la norma. En este sentido, el preside del Consejo Económico y Social (CES), José Cristóbal García, criticó que «constantemente» se haya sucedido el enfrentamiento con el Estado para aplicar el REF y que se «reconociera» este importante instrumento fiscal de Canarias. «Llama la atención que fuera necesario que el Estado reconociera y defendiera su contenido. No podemos estar poniendo en cuestión la vigencia del REF», advirtió García, que indicó que, aunque este instrumento tiene carácter estructural contempla condiciones para salir de la crisis de la covid en un momento coyuntural y de ahí su importancia. «No podemos discutir la subvención al residente o ayudas a energía. Tiene que ser reconocido y no podemos estar todo el día discutiendo», indicó García, que criticó que «se siempre tenga que haber una gran pelea y discusión para defender nuestros fueros».