Una clienta reposta en una estación de servicio. / R. C.

La subida del combustible se come toda la bonificación tres meses después

La gasolina y el diésel registran nuevos récords históricos y se afianzan por encima de los dos euros

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

En apenas 12 semanas, el alza que han experimentado los precios de los combustibles ha superado el importe de la bonificación aprobada por el Gobierno desde el 1 de abril, con la que se pretendía amortiguar la subida de precios. Cuando este sábado el Consejo de Ministros extraordinario apruebe la prórroga de esta ayuda -aún se desconoce los términos de la misma- habrá visto cómo tanto la gasolina como el diésel han subido tanto en estos tres meses que han provocado la práctica desaparición de esa medida.

Así lo certifican los datos del Boletín Petrolífero de la UE, en el que indica que el precio medio de la gasolina y del gasóleo en España ha registrado un nuevo récord histórico y se consolida por encima de los dos euros por litro.

En concreto, el precio medio del litro de gasolina se ha situado esta semana en los 2,141 euros, tras registrar una subida del 1,13% con respecto a hace siete días atrás. Ese importe medio incluye los impuestos, pero no refleja el descuento que entró en vigor desde el pasado 1 de abril de al menos 20 céntimos por litro, ya que hay descuentos superiores, dependiendo de la petrolera y de las promociones a los clientes fidelizados.

Contando con esa subvención, el precio del litro de gasolina sería así ya casi 12 céntimos más caro que en la última semana de marzo (1,818 euros), antes de que se comenzará a aplicar el descuento, con lo que el encarecimiento registrado por este carburante desde entonces ha absorbido totalmente la ayuda.

En el caso del diésel, el precio medio del litro ha registrado un alza del 3,64% en la última semana, para superar por segunda semana consecutiva el listón de los dos euros (2,076 euros). Así, al aplicar la rebaja de los 20 céntimos por litro, su importe sería unos tres céntimos superior al precio que marcaba a finales de marzo (1,837 euros por litro).

Con respecto a la misma semana de hace un año, el precio medio del litro de gasolina se ha encarecido un 55,82%, mientras que en el caso del gasóleo es un 67,68% más caro, aunque sin tener en cuenta la bonificación vigente actualmente.

Mientras, desde la invasión de Ucrania por Rusia a finales del pasado febrero los precios de ambos combustibles se han disparado más de un 30%. En el caso de la gasolina el porcentaje de aumento se eleva hasta el 33% y el del diésel al 38%.

España despunta en el ranking de países caros

Con estos niveles, el precio de la gasolina sin plomo de 95 se mantiene en España por encima de la media de la Unión Europea, situada en 2,036 euros el litro, así como de la zona euro, con un precio medio de 2,095 euros. En el caso del diésel, el precio en España también es superior al de la media de la UE, que es de 2,031 euros, aunque está por debajo de la de la zona euro, con un precio de 2,08 euros.

A pesar de que el peso del IVA y del Impuesto de Hidrocarburos es inferior en España al de otros países de la UE, durante este último trimestre el repunte de los combustibles ha situado al país como el séptimo en el que más caros se encuentran ambos productos. En marzo, se situaba en la posición 13 del ranking europeo. Es decir, el avance ha sido considerable, motivado fundamentalmente por los mayores márgenes que aplican las compañías tanto en el proceso de refino como en el de comercialización, según fuentes del sector.

Estos precios se registran en un entorno de alzas constantes del crudo en el actual contexto, marcado por la guerra en Ucrania. Así, el barril de Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves por encima de los 110 dólares, mientras que el Texas americano se intercambiaba a algo más de 104 dólares. El precio de los carburantes depende de múltiples factores, como su cotización específica (independiente de la del petróleo), la evolución del crudo, los impuestos, el coste de la materia prima y de la logística y los márgenes brutos.