Las empresas canarias acusan el efecto de la nueva ola de coronavirus. / ARCADIO SUÁREZ

La sexta ola de la pandemia lastra la confianza empresarial en el archipiélago

Todos los sectores experimentan una caída del optimismo sobre la recuperación que retrocede un 4,1% tras seis trimestres al alza

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El Indicador de Confianza Empresarial relativo al primer trimestre de 2022 registra una importante caída del 4,1% en el archipiélago, descenso muy superior al experimentado en el conjunto nacional (-2,5%). Según los datos aportados ayer por la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Canarias se posiciona como la sexta autonomía con mayor merma de la confianza de los empresarios con este descenso, que es el mayor registrado en un primer trimestre desde que comenzó a elaborarse el ICE armonizado en 2013.

La principal causa de esta caída tan acusada se debe nuevamente a la pandemia. El notable incremento de contagios producido en una época tan favorable para la actividad económica como es la temporada alta turística y la campaña de Navidad trajo consigo un necesario endurecimiento de las restricciones, lo que afectó significativamente a las expectativas para el primer trimestre de 2022, a pesar de que los resultados de las empresas en el último trimestre de 2021 fueron muy positivos hasta que se arrancó la sexta ola.

Como consecuencia, la confianza empresarial vuelve a terreno negativo después de seis trimestres de crecimiento, con la esperanza de que se trate de un impacto coyuntural y que la recuperación iniciada el año pasado retome su impulso a la mayor brevedad.

La patronal espera que esta situación «frustrante» sea coyuntural y de paso a una etapa en que la recuperación se consolide

Desde la Cámara de Comercio se valoran estos datos como «frustrantes», ya que evidencian que la recuperación económica que comenzó el año pasado aún no se ha consolidado debido al azote de la pandemia. No obstante, desde la corporación cameral ponen en valor que varios indicadores como el aumento de la competencia o una menor debilidad en la demanda «invitan a pensar que se trata de una situación coyuntural y que, conforme volvamos doblegar la pandemia, la confianza empresarial mejorará notablemente».

«La necesidad de asentar la recuperación económica y seguir normalizando la pandemia es el principal objetivo que la economía canaria debe marcarse para 2022», asegura la Cámara que ve este año como «decisivo» para el tejido productivo de las islas, que «pondrá a prueba la capacidad de las empresas para superar retos como el incremento de los precios de los últimos meses mientras hacen frente al endeudamiento que hayan podido adquirir desde el comienzo de la pandemia, apuntan desde la Cámara. «Todo ello», añade la asociación empresarial, «adaptándose a cambios legislativos de calado previstos para ser implementados próximamente como pueden ser la reforma laboral o el nuevo sistema de cuotas de los trabajadores autónomos».

Desde la Cámara de Comercio provincial también hacen hincapié en la importancia de una correcta gestión de los Fondos Next Generation. «Teniendo en cuenta la gran relevancia que tienen las pymes en el tejido productivo canario, es de vital importancia que estos fondos también les lleguen para poder sumarse a esta oportunidad única para redefinir la economía de las islas».