El PIB de Rusia caerá en 2022 un 10% y su inflación se disparará hasta el 17%

El ministerio alemán de Economía subraya que las sanciones tienen un efecto creciente

JUAN CARLOS BARRENA Berlín

El producto interior bruto de Rusia podría caer este año hasta un 10% como consecuencia del efecto creciente de las sanciones a las que el país se encuentra sometido por Occidente por la invasión de Ucrania, según datos del ministerio federal alemán de Economía. Además, los expertos a las órdenes del verde Robert Habeck, titular de Economía y vicecanciller federal germano, pronostican que la tasa de inflación en Rusia se disparará a lo largo de 2022 hasta un 17%, según un análisis al que han tenido acceso los diarios de la Red de Redacciones de Alemania (RND).

«Las perspectivas económicas de Rusia han empeorado rápidamente desde el comienzo de la guerra. El motivo de ello son, sobre todo, las sanciones dictadas por la Unión Europea junto con otros países aliados», señala el estudio ministerial, en el que se destaca que, aunque el país sigue teniendo unos elevados ingresos por los suministros de gas y petróleo que realiza, «cada vez puede comprar menos con ese dinero en los mercados mundiales».

Como consecuencia de las sanciones las exportaciones de Alemania a Rusia registraron el pasado mes de abril un retroceso del 64,1% en la comparación interanual. Las importaciones por parte de Rusia han sufrido hasta ahora un retroceso de más del 30%, por lo que el país se ve confrontado con una creciente escasez de «bienes intermedios, productos de alta tecnología e insumos centrales en los procesos de producción», revela el análisis del ministerio germano de Economía.

Los expertos alemanes basaron su estudio en datos de la Oficina Federal de Estadística, así como de los institutos de investigación Consensus Economics y Oxford Economics. El análisis destaca igualmente que la producción industrial ha retrocedido ya un 8% en Rusia, mientras el consumo privado ha caído un 11% debido a la pérdida de capacidad adquisitiva de la población. La exclusión de la banca rusa del sistema internacional de pagos Swift y la creciente inseguridad por el posible dictado de nuevas sanciones ha provocado que las inversiones con Rusia como destino final hayan bajado ya un 34%.

Solo el superávit de la balanza de pagos por cuenta corriente, es decir las exportaciones menos las importaciones, registrará un aumento del 7% al 14% del PIB. «Ya que frente a los elevados ingresos energéticos no se producen ya casi gastos para las importaciones», dice el análisis, en el que su subraya que el aumento de los ingresos públicos se ve confrontado con un incremento del 5% del gasto público. «El superávit y el elevado gasto público no pueden, sin embargo, compensar los efectos negativos en las áreas descritas, de manera que en la suma el PB ruso retrocede apreciablemente», explica el equipo de técnicos de Habeck.

La evaluación por el ministerio germano de Economía de una encuesta representativa realizada por el instituto de estudios económicos Stolypin de Moscú destaca además que las consecuencias de las sanciones contra el régimen del presidente ruso, Vladimir Putin, se aprecian cada vez más por el empeoramiento de clima de negocios en la economía de Rusia. Mientras dos de cada tres empresarios hablan de un retroceso de sus negocios, el 87% reconoce que las sanciones occidentales les afectan directamente.