El fundador de Tesla, Elon Musk. / REUTERS / EP

La riqueza de los diez hombres más ricos del planeta se duplica durante la pandemia

Por el contrario los ingresos del 99% de la humanidad se han deteriorado a causa de la covid, que también ha acrecentado la desigualdad social y la brecha de género

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

La pandemia no ha supuesto un paso atrás para todas las personas. Al contrario, en esta crisis sanitaria se han reforzado precisamente los que más dinero tienen, mientras que se ha agravado la situación de desigualdad que padecen los más desfavorecidos. Hasta el punto de que la riqueza de los diez hombres más ricos del planeta se ha duplicado en los dos últimos años al pasar de más de 613.000 millones de euros a 1,3 billones, mientras que los ingresos del 99% de la humanidad han empeorado, lo que ha empujado a la pobreza a más de 160 millones de personas, según se refleja en el nuevo informe 'Las desigualdades matan' elaborado por Oxfam Intermón.

Y es que cada 26 horas surge un nuevo milmillonario en el mundo, mientras las desigualdades contribuyen a la muerte de al menos una persona cada cuatro segundos, denuncia esta ONG.

Estos diez 'afortunados' que han conseguido duplicar con creces su patrimonio pese a la situación de crisis que atravesamos son Elon Musk, presidente de Tesla; Jeff Bezos, fundador de Amazon; Bernard Arnault, presidente del conglomerado de lujo Louis Vuitton; Bill Gates, fundador de Microsoft; Larry Ellison, fundador de Oracle; Larry Page y Sergey Brin, fundadores de Google; Mark Zuckerberg, fundador de Facebook (actual Meta); Steve Ballmer, ex consejero delegado de Microsoft y propietario del equipo de la NBA Los Angeles Clipper; y el veterano inversor Warren Buffet.

«Si estos diez hombres perdieran mañana el 99,999% de su riqueza, seguirían siendo más ricos que el 99% de las personas del planeta», afirma Franc Cortada, director de Oxfam Intermón, que se lamenta de que «actualmente acumulan seis veces más riqueza que los 3.100 millones de personas más pobres del mundo juntos».

En España también ha sucedido igual. Desde el inicio de la pandemia, los 23 principales milmillonarios españoles -entre los que se encuentran el fundador de Inditex Amancio Ortega y su hija Sandra; el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, o el de Mercadona, Juan Roig- han visto crecer su riqueza un 29%, al incrementar sus ingresos en 24.440 millones de euros desde marzo de 2020.

En el lado contrario, tan sólo durante el primer año del coronavirus más de un millón de personas pasaron a encontrarse en situación de carencia material severa.

A nivel mundial, desde el inicio de la pandemia los milmillonarios han aumentado su fortuna en 4.300 millones de euros, más que en los últimos 14 años acumulados. Se trata del mayor incremento de la riqueza desde que se tienen registros. Oxfam señala que si por ejemplo se aplicara un impuesto excepcional del 99% sobre la variación de la riqueza generada desde el comienzo de la pandemia por los diez hombres más ricos, serviría para producir suficientes vacunas para todo el mundo, así como para financiar servicios de salud y protección social universales, dotar de recursos las necesarias medidas de adaptación climática y reducir la violencia de género en más de 80 países. «Y aun así, estos hombres seguirían teniendo 8.000 millones de dólares más que antes de la pandemia», explica el informe.

La brecha de género crece

Cortada incide en que a consecuencia de la covid-19, que se ensaña sobre todo con las mujeres y las niñas, la desigualdad entre países crecerá por primera vez en una generación. Por eso la pandemia ha hecho retroceder el avance para cerrar la brecha de género: ahora se tardarán 135 años, y no 99 años como se estimaba antes de la irrupción del coronavirus, según el Informe global sobre la brecha de género de 2021 del Foro Económico Mundial.

Porque solo en 2020 las mujeres perdieron 700.000 millones de euros en ingresos y hay 13 millones menos de mujeres con trabajo ahora que en 2019. La riqueza conjunta de 252 hombres es mayor que la de los mil millones de mujeres y niñas que viven en África, América Latina y el Caribe, denuncia esta ONG.