Los socios del proyecto Shyne de Repsol, con el onsejero delegado, Josu Jon Imaz (centro). / R. C.

Repsol activa un proyecto de hidrógeno renovable por 3.200 millones

La energética pone en marcha un consorcio junto a 33 empresas, muchas vinculadas al transporte, para aplicar esta tecnología verde

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Repsol ha presentado este miércoles el mayor consorcio de hidrógeno renovable en España, integrado por 33 entidades de diferentes sectores promover proyectos de hidrógeno renovable en todos los ámbitos de la economía española y fomentar una descarbonización rápida y efectiva a través de este vector energético, que se postula como una de las claves de la transición energética. Se trata del proyecto Shyen (Spanish Hydrogen Network), cuya puesta de largo se ha realizado en el Campus Repsol de Madrid.

Los proyectos que se agrupan en Shyne supondrán una inversión acumulada de 3.230 millones de euros, lo que permitirá poner en marcha distintas iniciativas de producción, distribución y uso de hidrógeno renovable en industria y transportes. Se trata de un proyecto que en su conjunto espera generar más de 13.000 empleos.

El proyecto cuenta con seis socios promotores, además de Repsol. Todos son compañías punteras en sus sectores: Alsa, Bosch, CELSA Group, Enagás, Scania y Talgo.

La Secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, quien ha participado en el acto de presentación, ha indicado que «el hidrógeno renovable es un proyecto país. Es la pieza del puzle que nos faltaba para avanzar hacia la descarbonización de la economía y conseguir la neutralidad climática en 2050, y para avanzar en el desarrollo del conocimiento, la tecnología 'Made in Spain' y la consolidación del tejido empresarial y de cadenas de valor industriales».

Aagesen también ha destacado el papel del hidrógeno en el Proyecto Estratégico para la Recuperación y la Transformación Económica de Energías Renovables, Hidrógeno Renovable y Almacenamiento (PERTE ERHA) y ha señalado que la iniciativa Shyne «se configura dentro del proyecto país del Gobierno con un planteamiento integrador», que «en línea con los objetivos del PERTE ERHA impulsará el desarrollo de clústeres de hidrógeno renovable» y que «se trata de un proyecto tractor para el tejido industrial y tecnológico, con un enfoque global que aúna a grandes, medianas y pequeñas empresas».

Completan este consorcio 22 compañías de diferentes sectores, como Iberia y Baleària, referentes en transporte aéreo y marítimo, respectivamente; la compañía pública Navantia o PYMAR, la sociedad que aglutina a los pequeños y medianos astilleros privados de España; compañías del sector del acero como Sidenor, AMES Group y Tubacex; Calvera, que diseña y fabrica hidrogeneras y sistemas de almacena miento y distribución de gases; empresas productoras de electricidad como BBE; ingenierías para la movilidad eléctrica como EPowerlabs; la compañía especializada en el transporte de refrigerados Primafrío; la ingeniería líder en soluciones marinas Wartsila, y las tecnológicas Zigor, que desarrolla sistemas de electrónica de potencia, y Magrana, especializada en soluciones innovadoras para la industria. También DYPAM, una 'spin-off' de la Universidad de Castilla-La Mancha centrada en el diseño y procesado de materiales avanzados. Las sinergias entre estas entidades a través del consorcio Shyne impulsarán desarrollos industriales coordinados en toda la cadena de valor del hidrógeno.

España se encuentra en una situación privilegiada frente a otros países para capturar la oportunidad que genera la nueva economía del hidrógeno renovable gracias a la gran disponibilidad de recursos solares y eólicos, así como a la capacidad de adaptación de la propia industria a una nueva economía en torno a la cadena de valor del hidrógeno.

El proyecto Shyne pretende generar un ecosistema que conecte las grandes iniciativas regionales en torno al hidrógeno que ya se están poniendo en marcha, como el Corredor Vasco del Hidrógeno (BH2C), el Valle del Hidrógeno de Cataluña y el Valle del Hidrógeno de la Región de Murcia. Además, Shyne promoverá la creación de dos nuevos 'hub' de innovación en Castilla-La Mancha y Madrid, cuyo objetivo será el desarrollo de tecnologías competitivas que se encuentran aún en desarrollo, como la fotoelectrocatálisis o la electrólisis de óxidos sólidos (SOEC) y que permitirían mantener en el país una soberanía tecnológica en este nuevo vector energético.

También se creará un centro de gestión del conocimiento en Madrid que coordinará las actuaciones trans versales y posicionará a los centros tecnológicos y a las universidades como centros de referencia en Europa. De este modo, se creará una red eficiente que capturará las sinergias entre los polos productores, los centros industriales y otros consumidores de hidrógeno, asegurando la competitividad del gas renovable y evitando transferir costes adicionales a usuarios finales.