Carlos Torres Vila, presidente del BBVA. / C7

«Repartiremos entre los accionistas más de 7.000 millones de euros»

El titular de la entidad financiera española analiza la «excelente» reacción del banco ante la pandemia y los planes de futuroCarlos Torres Vila Presidente del BBVA

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

2021 ha sido el año de recuperación, pero también de grandes cambios relacionados con la innovación y sostenibilidad. ¿Qué espera para 2022?

–Para 2022 esperamos una recuperación que continúe la recuperación de la que ya venimos. Se han recuperado los crecimientos económicos en casi todas las economías después de la caída fuerte que tuvimos en el año 20. Aunque, para continuar con esa

recuperación, dependerá mucho también cómo se despejen las incertidumbres que tenemos en torno a las variantes de la Covid y también las tensiones que hay en las cadenas de suministro, las tensiones de inflación, etc. Y, más allá de lo que es el plano económico, lo que espero es que en el año 22 sigan teniendo protagonismo los cambios sin precedentes que estamos viviendo en el mundo en torno a la digitalización y la innovación tecnológica, y en torno a la sostenibilidad y, en concreto, la descarbonización.

LAS FRASESPANDEMIA«Estoy muy orgulloso de la respuesta del banco ayudando a más de tres millones de familias»PLANES«Nos hemos marcado el objetivo de ganar 10 millones de clientes de aquí al año 2024.»

–En noviembre del año pasado, BBVA presentó un ambicioso plan de crecimiento en el Investor Day. ¿Cuáles son las fortalezas y las palancas que tiene el banco para lograrlo?

–Las fortalezas son muy claras y giran en torno a la fortaleza de las franquicias que tenemos. Destacan algunas especialmente, como México que tiene un liderazgo diferencial, pero también en otros sitios como en Turquía o en América del Sur o en España tenemos franquicias con cuotas de mercado muy elevadas, de doble dígito, y con unas rentabilidades que superan en mucho las de la competencia. Recientemente, en el pasado mes de diciembre, estuve en Perú y en Colombia visitando, hacía tiempo que no estaba por allí, a los equipos y pude ver 'in situ', de primera mano, esto de lo que estoy hablando. Pero, más allá de lo que es el lado financiero, destacaría nuestro liderazgo en dos temas que son estratégicamente los relevantes en la época en que vivimos; los que tienen que ver

con la digitalización y la innovación, por un lado. Cómo sabes, nuestra aplicación móvil ha

sido calificada como la mejor en los últimos 5 años. Pero la fortaleza mayor, sin duda, del banco es el equipo, el mejor equipo.

–¿Cuáles son los objetivos del BBVA que se han marcado?

–Nos hemos marcado unos objetivos muy ambiciosos, de los más ambiciosos de cualquier banco en Europa. En torno a la eficiencia, esperamos alcanzar el 42% en el ratio coste-ingresos en el año 2024, que es de los mejores del mundo. En rentabilidad, con un ROTE del 14% en el año 2024. En crecimiento del valor tangible por acción, incluyendo dividendos, el 9% cada año en crecimiento anual de aquí al año 2024. Y en crecimiento en clientes, añadiendo más de 10 millones de clientes de aquí al año 2024. Y en lo que ya he comentado: la movilización de financiación sostenible, con el compromiso de 200.000 millones hasta el año 2025.

–La opa sobre el 50% de Garanti BBVA fue una de las noticias más relevantes para el banco el pasado año. ¿Cómo ve el país y cuáles cree que son las claves de la operación?

–Turquía es un país estratégico para BBVA y vemos un país con un enorme potencial de futuro a largo plazo. Además, la penetración bancaria es muy baja, o sea, hay un crecimiento potencial adicional. En este contexto, Garanti BBVA, nuestro banco allí, es un banco que tiene unos resultados muy fuertes y una presencia muy fuerte. Es un banco líder, la más importante institución, la que tiene la mayor capitalización bursátil. Y ha demostrado, en años difíciles, complejos, en un entorno complejo, que es capaz de generar rentabilidades elevadas, con un resultado medio de más de 1.200 millones de euros cada año en los últimos 5 años. Y lo que se nos ha presentado es una oportunidad de incrementar nuestra participación, comprando el 50% que no tenemos, haciendo una oferta para hacerlo, en un banco que ya consolidamos globalmente, es decir, no cambia el perfil de riesgo del Grupo. Pero sí que con esto conseguimos aumentar la participación en el resultado neto. Y, con ello, tener unos retornos financieros muy atractivos.

–Además de la recompra de acciones que ha anunciado el banco y la opa sobre Garanti BBVA, ¿en qué piensa emplear el exceso de capital BBVA? ¿Y en qué horizonte temporal prevén invertirlo?

–Entre 2021 y 2022 esperamos distribuir a nuestros accionistas más de 7.000 millones de euros, que es equivalente más o menos al 20% de nuestra capitalización bursátil actual. Esto incluye los 3.500 millones de euros de la recompra de acciones que hemos anunciado y que ya está en curso, en su primer tramo (1.500 millones). Ya llevamos ejecutada una buena parte de ese tramo. Incluye también los dividendos esperados para los dos años, aplicando la política de 'pay out' del 40% al 50% del beneficio, que es la política del banco, a una cifra de beneficios que es la estimada por el consenso de analistas. Después de la recompra de acciones y de la adquisición del 100% de Garanti, si tenemos éxito en la oferta que hemos hecho sobre Garanti BBVA, seguiremos teniendo un exceso de capital relevante, superior a 2.000 millones de euros, que, unido al capital adicional que generaremos en los próximos años, nos da la oportunidad de seguir invirtiendo en el

crecimiento de nuestras franquicias, de nuestro negocio, y también de remunerar adicionalmente a nuestros accionistas.

–Y, para terminar, ¿qué balance hace de la evolución del banco en los últimos años?

–Han sido años muy marcados por la pandemia. Pero estoy muy

orgulloso de la respuesta que ha tenido BBVA y todo el equipo de dar un paso al frente, volcarse con nuestros clientes, ayudando de muchas formas financieramente a más de 3 millones de familias, de autónomos, de negocios con más de 63.000 millones de moratorias y de financiación adicional.