Industria automovilística en crisis

Renault también despedirá a 15.000 trabajadores en todo el mundo

29/05/2020

Renault prevé la supresión de 15.000 empleos en todo el mundo como parte del plan de reestructuración masiva con el que la compañía gala quiere redimensionar su producción para afrontar sus graves dificultades financieras.

El fabricante no ha especificado por el momento si entre las plantas que podrían verse afectadas se encuentra alguna española: las de Valladolid, Palencia y Sevilla.

La marca del rombo, que sufre de una sobrecapacidad de producción a nivel mundial, pretende reducir en 2.150 millones de euros su estructura anual de costes en los próximos tres años, según el plan presentado esta mañana, e insiste en que no prevé despidos, sino que quiere aplicar «medidas de reconversión, movilidad interna y salidas voluntarias». Ya debilitado por el escándalo de su presidente Carlos Ghosn, en febrero anunció sus primeras pérdidas en una década, y la crisis del Covid-19 ha terminado por hundirlo. «Este proyecto es vital», ha declarado su directora general, Clotilde Delbos, en el comunicado oficial de la compañía.

Renault fabrica ahora mismo más vehículos de los que consigue vender, por lo que el plan prevé disminuir su capacidad mundial de producción, de los 4 millones actuales a unos 3,3 millones, para así reducir los costes fijos de la empresa en 650 millones al año.

Los 5.000 millones de euros en préstamos garantizados que ha ofrecido el gobierno francés para no dejar caer a la empresa, una de las joyas de la industria gala, no parece que vaya a frenar las reducciones de plantilla en el país, donde se prevé un recorte de 4.600 de los 48.000 puestos de trabajo que tiene en Francia. Más de 10.000 empleos se suprimirán en todo el mundo, cerca del 8% de los 180.000 efectivos internacionales.

Por el momento, el fabricante no ha dado grandes detalles sobre qué plantas y qué países podrían sufrir los recortes, aunque sí explica en su comunicado que prevé la «supresión de proyectos de aumento de capacidades previstos en Marruecos y en Rumanía». También estudia la «adaptación de sus capacidades de producción en Rusia y la racionalización de la fabricación de cajas de cambio en el mundo», entre ellas en Turquía. Las actividades mecánicas en Corea del Sur también se verán afectadas.

En Francia, donde esta semana se rumoreaba el cierre de varias plantas, lo que ha puesto en pie de guerra a los trabajadores, los recortes van a afectar a cuatro sitios industriales, bajo condiciones que aún están por definir: Caudan, Choisy-le-Roi, Dieppe y Maubeuge. Algunas se reconvertirán en «centros de excelencia» para centrarse en la fabricación de vehículos eléctricos. Renault iniciará la semana que viene un diálogo con sindicatos y el Estado, que ostenta el 15% del capital del fabricante, y que ha condicionado el préstamo a que se ofrezcan «garantías sobre el futuro de los trabajadores», como anunció este martes el presidente Emmanuel Macron.

El constructor también prevé la reducir sus costes de ingeniería en 800 millones de euros a través de «la optimización de los centros de i+d en el extranjero y de la subcontrata». Otros 700 millones saldrán de ahorros en gastos generales, márketing y otras funciones del grupo.