Las reformas se desvanecen con la pensión media en 1.400 euros

Hasta 2018 el sistema rebajó el importe inicial mientras que la edad real de retiro apunta ya a los 65 años

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El impacto inicial que tuvo la reforma de las pensiones iniciado en 2011 se ha ido diluyendo a medida que ha avanzado el tiempo. Tras elevar progresivamente la edad de jubilación (desde los 65 hasta los 67 en 2027), así como el cómputo de las cotizaciones (desde los 15 últimos años hasta los 25 años en 2022), quienes se iban jubilando cobraban una pensión algo inferior a lo que le hubiera correspondido sin esas medidas. Así ocurrió desde 2014 hasta 2018. Pero desde entonces, el importe de cada nueva pensión que autoriza la Seguridad Social va siendo mayor que la anterior.

Hasta el pasado mes de septiembre (el último dato disponible), la cuantía media de las nuevas pensiones de jubilación se situó en los 1.392 euros. El dato es algo inferior a los 1.406 euros que, de media, se asignaron a quienes se jubilaron en 2020, aunque para este 2021 aún quedan tres meses, con lo que es previsible que las nuevas prestaciones superen a las del año pasado, marcado por la pandemia.

Se tratará del tercer año consecutivo en el que se incrementen las pensiones nuevas. Es el preludio de lo que ocurrirá cuando se jubile la generación del 'baby boom', los que nacieron entre los años 50 y los 70.

Hasta 2018, la cuantía de esas nuevas pensiones fue disminuyendo como consecuencia de los efectos de la reforma. En ese año, cada nueva jubilación se elevaba, de media, hasta los 1.311 euros al mes, casi 100 euros menos que ahora. En 2017, ese importe fue de 1.318 euros. En 2016, unos 1.348 euros, similar a los 1.346 euros de 2015. En 2014, 1.356 euros. Y en 2013, 1.313 euros. Es decir, cuatro años de descensos ininterrumpidos.

Los efectos de la reforma sí se dejan notar en la edad de jubilación real. Ha ido aumentando desde 2018 (entonces la jubilación era a los 64,2 años) hasta los 64,7 años. Se explica por las penalizaciones que la Seguridad Social aplica en las prestaciones y que obligan al trabajador a esperar varios meses a jubilarse para no ver mermada su pensión.