Las ocupaciones están tirando con fuerza aunque los ingresos medios siguen un 20% por debajo de los de 2019. / CARRASCO

La recuperación del turismo acelera y el sector ya anuncia un final de octubre «espectacular»

La primera quincena se salda con ocupaciones de entre un 75% y un 80% y a cierre de mes se prevén mayores aunque los ingresos siguen por debajo de 2019

SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria.

El sector turístico de Canarias ha cogido ritmo en la primera quincena de octubre, con unas ocupaciones que oscilan entre el 75% y el 80%, y se prepara para un final de mes «espectacular». Así lo indica el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), José María Mañaricua, que, pese a las buenas ocupaciones, deja claro que el nivel de ingresos es aún inferior a los niveles precovid.

Según sus estimaciones, los ingresos medios están a un 20% de los de 2019. «La segunda quincena de octubre va a ser muy buena. Hay vacaciones en algunas ciudades europeas y además viene la celebración de Halloween. Vamos a tener ocupaciones altas», explica Mañaricua.

DETALLE

  • Septiembre Fue el primer mes de «sorpresa». Las reservas pasaron de un 30% que había a un 70% en días.

  • Octubre La recuperación turística ha cogido fuerza y además en la primera quincena y se reforzará en la segunda.

  • Noviembre Además de los visitantes alemanes y británicos el mes que viene se prevé la llegada de los escandinavos

  • Cierre de año La buena marcha del final de 2021 no servirá para compensar todo el año. La normalidad llegará en 2022.

El mes está funcionando muy bien con los mercados alemán, británico y holandés, además de franceses e italianos y a partir de noviembre, se espera la incorporación de los escandinavos. Si no hay sorpresas con la covid, la previsión es que el final de año sea «muy bueno» para el turismo de Canarias aunque, como indica Mañaricua, no compensará el conjunto del año. «Será en 2022 cuando empecemos a recuperar la normalidad», señala.

El presidente de la FEHT apuntó que la «sorpresa» del tirón turístico se produjo en septiembre, cuando las reservas empezaron a dispararse. «En julio las reservas para septiembre eran del 30% y de repente, empezó septiembre y subieron hasta el 70%», indica Mañaricua, que recuerda que las previsiones son difíciles porque las reservas son a corto plazo, a dos o tres semanas, pero ya no a dos, cuatro o seis meses», manifiesta.

El presidente de la patronal de Fuerteventura (Asofuer), Antonio Hormiga, considera que la «mala racha» ya ha quedado atrás y apunta que octubre, pese a ser un «mes puente» tradicionalmente este año está funcionando «muy bien». «Estamos bastante satisfechos con la marcha de octubre y en noviembre, será mejor», manifiesta.

Lo mismo ocurre en Lanzarote, según señala la presidenta de la patronal (FTL), Susana Pérez, donde crecen con fuerza las reservas de británicos desde que se suspendiera el sistema de semáforos. «La ocupación va creciendo a buen ritmo», indica.

La patronal tinerfeña, Ashotel, apunta a niveles de ocupación de un 75% en la primera quincena de este mes.

Las previsiones no solo son buenas para la planta alojativa hotelera sino también para la extrahotelera. El vicepresidente de la FEHT y presidente de la asociación extrahotelera (AEAT), Tom Smulders, asegura que el sector «va cogiendo ritmo», aunque los apartamentos están aún pendientes de la llegada de los escandinavos. «No estamos como en 2019 pero las reservas van mejorando», indica Smulders, que se muestra convencido de que «se cogerá velocidad» a partir de noviembre. Según explica, el mercado escandinavo está recuperándose a medida que se eliminan las restricciones aunque le queda camino para recuperarse y volver a los niveles de reservas precovid.

Los buenos resultados de la primera quincena gracias a los extranjeros se han visto reforzados con los residentes canarios, que han ayudado a aumentar las cifras de ocupación durante el puente del Pilar, que se ha celebrado estos días. «Los residentes canarios están ayudando igual que lo hicieron en verano, que contribuyeron a las buenas ocupaciones», indica Mañaricua. Explica que durante este puente se han materializado bonos turísticos que no se habían utilizado.

u

u

u

u