El presidente de la Feht, José María Mañaricua, junto a la sede de la patronal turística. / C7

José María Mañaricua. Presidente de la Feht

«Si la recesión llega a Europa el turismo no recuperará el nivel precovid hasta 2024»

El presidente de la patronal turística de Las Palmas afirma que el sector ha entrado este año en el terreno positivo tras dos años de pérdidas a consecuencia de la covid. Critica los elevados precios de los billetes aéreos y que el Gobierno de España no actúe

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El presidente de la FEHT, José María Mañaricua, analiza en esta entrevista la situación actual del sector turístico de Canarias tras dos años «muy duros» de pandemia y en los que el sector se enfrentó a un 'cero turístico' . Él, empresario turístico, afronta al igual que el resto del sector el futuro con optimismo y ganas.

¿En qué momento se encuentra el turismo en Canarias tras los dos difíciles ejercicios de 2020 y 2021?

– Estamos en un verano de recuperación. Sin embargo, tengo que decir que está habiendo un error con los datos. Se están dando cifras de este año comparándolas con 2021, cuando el turismo era casi inexistente. En junio de 2021 teníamos casi un 90% de los hoteles cerrados. Así todo, las cifras de 2022 son buenas y de recuperación. Ahora estamos esperando al invierno, nuestra temporada alta y en el que espero que la fortaleza canaria brille aunque hay mucha incertidumbre. Los posibles problemas de gas en Alemania, los altos costes energéticos, la guerra de Ucrania, la inflación... son cuestiones que preocupan. Hasta junio han llegado un 27% menos de turistas alemanes a Gran Canaria y un 40% menos de escandinavos y no sabemos lo que puede pasar. Dudamos entre si tendremos un excepcional invierno o solo un buen invierno.

– En cualquier caso, será bueno.

– Si. Somos un destino abierto que está a cuatro horas de avión de Europa y somos el único junto a Egipto. Nunca será un mal invierno pero la duda es si será excepcional o no. Dependerá de los efectos de la crisis y su impacto en la renta de las familias.

«Las empresas ya están ganando dinero, por eso hemos recuperado ya a todos los trabajadores. La cuenta de resultados va por otro lado»

– ¿Conseguirá Canarias cerrar este año en cifras de turismo prepandemia o al menos próximas?

– Si el invierno fuera excepcional pues igual sí pero tal y como se plantea la situación no creemos que sea así. Consideramos que este año no alcanzaremos esas cifras; si hay recesión en Europa tampoco lo haremos en 2023 y será en 2024 el año de la recuperación total y cuando lleguemos al número de turistas de 2019. Por islas, Gran Canaria es una de las que más pierde por el peso de los alemanes y los escandinavos. Hasta junio la cifra es un 18% inferior. También hay que tener en cuenta que el Banco de Inglaterra ha subido los tipos de interés, con lo que puede haber también una recesión en el Reino Unido que afecte al turismo británico. Dependerá de la situación en Europa que vayamos bien, mejor o peor. Son circunstancias exógenas que no tienen que ver ni con el buen trabajo de la Consejería de Turismo ni la buena opinión que tienen nuestros turistas del destino Canarias pero que pueden recortar la llegada de visitantes.

– ¿Afronta el sector con desánimo los próximos meses después de lo que ha vivido en los últimos dos años? Parece que nunca se llega al final del túnel.

– No, somos optimistas porque veníamos de dos años de cierre absoluto y de no ver el final del túnel. Ver ahora que están todos los hoteles abiertos, que se ha recuperado a todos los trabajadores y generamos actividad económica es una gran noticia. Estamos ya en beneficios aunque ojo, no previos a la pandemia, y por eso somos optimistas aunque también conscientes de las circunstancias exógenas que nos rodean y que pueden recortar el número de turistas que recibimos.

– Apunta que el sector se encuentra ya en beneficios, ¿se han cubierto las pérdidas que se generaron en 2020 y 2021?

– Dependerá de las empresas. Hay cadenas hoteleras que están empezando ahora a tener beneficios pero habrá otras que no. Depende de muchos factores como el nivel de endeudamiento, la disposición a créditos, si los ha renovado o no... Es muy particular. Es cierto que las empresas hoteleras están ganando ya dinero, por eso hemos recuperado a todos los trabajadores, pero la cuenta de resultados de cada cuál depende de sus circunstancias.

«Los fondos buitres no se han hecho con hoteles en Canarias en esta crisis porque el sector llegó a la covid muy saneado y con bajo nivel de endeudamiento»

– Al estar en el terreno positivo imagino que no se esperan excesivas operaciones de venta y cambios de propiedad en los hoteles de las islas.

– Dependerá de si hay sucesión en la empresa familiar, de si está bien gestionado...Las ventas no dependen solo de la buena situación económica. Hasta ahora algunos se han vendido, incluso en épocas buenas, porque estaban muy vinculados al negocio de la construcción y se necesitaba liquidez para saldar deudas.

– Lo que nunca llegó a suceder en Canarias durante la pandemia fue que los fondos buitre se hicieran con los hoteles de la costa, como se anticipaba.

–Efectivamente, no ha ocurrido. En Canarias en las anteriores crisis, en 2009, los fondos de inversión si se quedaron con muchos activos hoteleros que tenían deudas de la construcción y también hubo empresas hoteleras nacionales y canarias que decidieron vender activos que eran solo de gestión y capitalizarse. Sin embargo, en esta crisis del 2020 y 2021 en Canarias no se han dado ventas importantes. Se ha dado alguna pero no destacadas.

–¿Se hicieron bien los deberes entonces durante 2017 y 2018, años récord de turismo e ingresos?

–Así fue. Las empresas hoteleras llegaron a la covid muy bien saneadas y con bajo nivel de endeudamiento. Las empresas hoteleras se han salvado por tres razones. La primera es que llegaron al 2020 muy bien saneadas tras años de récord de turismo y muchos beneficios. En segundo lugar, porque el Estado puso el sistema de protección de los ERTE para proteger a las empresas y los trabajadores y en tercer lugar, porque desde el Gobierno de Canarias se establecieron ayudas por cinco millones de euros para el mantenimiento de las empresas. Esas tres cosas han permitido salvarse a las empresas y afrontar un futuro mejor.

– Habla de ingresos y de beneficios, ¿se están logrando a costa de subir los precios? Porque existe la sensación de que el sector está aprovechando la situación para recuperar lo perdido.

–Este año no hay sobredemanda, con lo que no se puede tirar los precios para arriba porque perderíamos clientes. Dicho esto, le digo que la percepción del cliente es cierta en el sentido de que los precios han subido pero comparados con el año pasado, cuando tuvimos que poner descuentos de entre un 30% y un 40% porque no había turistas. Este año se está pagando hasta un 40% más que en 2021 pero no hemos subido los precios más que un 4%, un 5% o un 6% respecto a 2019. Es la realidad. El que fue el año pasado a un hotel y vuelve éste se encuentra con una subida del 30% y del 40% pero para el empresario, la subida real es como mucho del 6%. El alza aplicada es menor que la de los costes, de ahí que la rentabilidad de los hoteles va a caer este año. Será similar a la del año 2015 que fue un año bueno pero peor que el 206, el 2017, el 2018 y el 2019.

«Los precios han subido en torno a un 6% por la inflación pero el cliente tiene la sensación de un alza mayor porque en 2021 tuvimos que hacer descuentos del 40%. No había turistas»

– Los clientes demandan precios más bajos y los trabajadores subidas salariales. ¿En qué momento se encuentra la negociación del convenio del sector?

– Está a punto de cerrarse. Las posturas se han ido acercando y el convenio es inminente. En la voluntad de todas las partes está el cerrarse cuanto antes.

– A nivel nacional se han puesto en evidencia problemas para encontrar personal para el sector. ¿También se da ese problema en las islas? ¿Se soluciona aumentando salarios?

– Hay déficit para encontrar personal en algunos destinos como Baleares, que recibe el mismo número de turistas que Canarias pero solo en cuatro meses. Por tanto, cada mes recibe casi tres millones de visitantes, por eso hay aglomeraciones que aquí no hay. En Canarias hay un 20% de paro que la gente se olvida mientras que en Baleares en temporada alta tienen que importar trabajadores de la península. Tienen trabajadores que actúan como temporeros del turismo. Van y trabajan de mayo a septiembre, hacen la temporada y vuelven a su casa. Hay problema de vivienda y de todo. Aquí, con un 20% de paro ese problema no existe. Puede haber algún especialista que falte y otra cosa que ocurre es que a veces las necesidades de la empresa chocan con los intereses del trabajador. Le explico, imagine un restaurante que necesita cinco camareros de lunes a domingo y después, en la punta del fin de semana, de viernes a domingo, requiere dos más. Necesita contratar a dos que trabaje ocho horas el viernes, el sábado y el domingo, unas 20 horas a la semana y resulta que el trabajador no quiere 20 horas sino más para poder pagar sus gastos. El empresario no le va a pagar 40 horas si necesita 20 porque va contra su negocio. El empresario no es que haga un contrato en precario; es que tiene cinco trabajadores a jornada completa e indefinidos y necesita dos más a media jornada para el pico de trabajo. Chocan las necesidades de uno y otro. Aquí hay mucho postureo y hay personas que buscan titulares pero el problema no existe. La situación laboral de España no es la de Canarias.

– ¿Preocupa en el sector el precio de los vuelos de la península y cómo se puede atajar?

–El Gobierno de España no ha tomado medidas. Un informe del Parlamento español dijo que la bonificación del 75% había tenido como consecuencia que un 40% de las plazas estuviesen ocupadas por canarios, que está muy bien, pero los precios han subido también de un 20% a un 40% para peninsulares y canarios, que como estamos bonificados no sentimos tanto. El efecto ha sido positivo para los canarios y pernicioso para los peninsulares y los ha alejado de nosotros. Este verano, por ejemplo, una familia peninsular no se puede gastar 1.600 euros por venir a Canarias. Con eso, coge su coche y se va una semana de vacaciones a Marbella. El Gobierno de España debía haber tomado medidas respecto a esto pero hasta ahora no ha hecho nada. El Observatorio de Precios que puso en marcha no ha existido. Le corresponde al Gobierno tomar medidas para limitar el precio máximo de esos billetes aéreos. Esto perjudica también a los canarios que se han ido a la península y se han hecho residentes allí. No pueden pagar los altos precios.

«La bonificación del 75% ha sido muy buena para los canarios pero pernicioso para los peninsulares. Los alejado de nosotros, ya que los precios han subido entre un 20% y un 40%»

– ¿Qué impacto tiene en el sector el plan de ahorro energético del Gobierno?

–Gracias a la benignidad del clima canario no tenemos inviernos duros. De hecho, el 80%-90% de las instalaciones hoteleras de Canarias no tienen calefacción, solo aire acondicionado. El invierno es próximo a 22 grados y no nos afecta y en verano, es en julio y agosto cuando a veces hay olas de calor y se hace necesario el aire acondicionado pero en general no nos afecta mucho. Lo que tienen que hacer las administraciones públicas es aumentar las terrazas en el exterior al igual que hicieron con la covid, que los ayuntamientos vaya aliados con el Gobierno y se pongan más terrazas para no consumir aire acondicionado y tener mayor ahorro energético.

–¿Habrá solución con la cementera de Santa Águeda?

– Esperamos que se dé un uso turístico futuro de esa zona como marca el PIOT de Gran Canaria.

«El Gobierno no ha hecho nada para paliar la subida de precios de los billetes de avión. El Observatorio de Precios no existe»

– La Feht está solicitando que Canarias asuma cuanto antes la competencia de Costas. ¿Qué expedientes son los que más urgen?

– Tenemos múltiples problemas. En San Agustín hay un paseo paralizado desde el año 2017 y varias zonas de costa en todo el sur en muy mal estado. Llevamos años esperando por la renovación de la licencia al Oliva Beach, del que dependen numerosos puestos de trabajo. Esperamos que pronto Canarias coja las competencias y se resuelvan esos expedientes tan importantes para el futuro de las islas. A la par la experiencia que damos en nuestras playas es penosa. No disponemos de los mismos chiringuitos y servicios de playa que se pueden encontrar en Cataluña, Baleares o Andalucía. Con la misma ley estatal ellos disponen de unos servicios que nosotros no. Esperamos empezar a tener una oferta en nuestras playas y costas propias del siglo XXI.

«Necesitamos que Canarias tenga la competencia de Costas porque hay zonas en muy mal estado. También queremos servicios en nuestros playas como tienen en Cataluña, Baleares o Andalucía»

– ¿Les preocupa la tasa europea al carburante?

– Sí. Será fundamental que los vuelos que salen de aeropuertos europeos a Canarias no tengan esa tasa porque si no perjudicará al turismo.