Javier Puga, consejero delegado de HiperDino. / c7

Puga: «El personal de supermercado debe ser esencial para la vacunación»

El consejero delegado de HiperDino reclama que los trabajadores de los supermercados entren en el grupo 6 de vacunación, junto a policías y docentes.

José Luis Reina
JOSÉ LUIS REINA Las Palmas de Gran Canaria

El grupo 6 de vacunación está destinado a colectivos en activo «con una función esencial para la sociedad», como lo cataloga Sanidad. Lo forman las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Emergencias y Fuerzas Armadas y los docentes de infantil, primaria y secundaria. Ni rastro del personal de supermercados, a pesar de formar parte de una actividad esencial para la sociedad, como quedó demostrado durante el confinamiento.

A este respecto, el consejero delegado de HiperDino, Javier Puga, afirma que es «asombroso que otros colectivos que no tienen el riesgo que hay en un supermercado estén pidiendo prioridad en la vacunación». Puga recuerda que «durante el confinamiento, cuando no habían ni mascarillas, ni guantes ni geles, el personal de supermercado estuvo en primera línea, dando la talla».

En el caso de HiperDino, «han habido contagios entre el personal, pero gracias a las medidas de seguridad y al protocolo de actuación no se han originado brotes ni hemos tenido que cerrar ninguna tienda», apunta Puga.

«En el supermercado, el personal está en contacto con miles de personas a diario, y a pesar de los medios actuales, hay riesgo, tanto para los trabajadores como para la sociedad en general», continúa el dirigente de HiperDino, que no se muestra optimista sobre una posible rectificación del Gobierno. «Si pudiéramos, nosotros no tendríamos problema en invertir para que nuestro personal estuviera ya vacunado, pero no se puede. Porque, como es lógico, las vacunas deben ser suministradas primero al propio Gobierno».

HiperDino cuenta con 229 tiendas, estando presente en cinco de las ocho islas y con servicio 'online' en siete

Profundizando en las medidas de seguridad de HiperDino, Puga señala que «cuando hemos tenido algún contagio hemos actuado a tiempo. El protocolo funciona bastante bien. Cuando se ha registrado algún contagio, inmediatamente se realiza un test a todo el personal de la tienda. La persona que da positivo se va a su casa a recuperarse, y al cabo del tiempo le repetimos el test. Afortunadamente, no hemos tenido brotes».

Puga pone como ejemplo el caso del profesorado, que entiende que esté en el grupo 6 de vacunación al ser un trabajo esencial. «El profesorado se limita a su contacto con 30 o 40 alumnos. En un supermercado, la cajera puede tener contacto con miles de personas a diario. Clientes que tocan unos productos que luego toca la cajera. A pesar de los medios de prevención, el contacto es continuo, masivo y existe un riesgo».

Javier Puga hace un llamamiento a Sanidad para que rectifique e incluya al sector en el grupo de trabajos esenciales. «El personal de supermercado debe ser esencial para la vacunación. El Gobierno debe darse cuenta y meditar sobre la importancia que tiene este sector en la sociedad. No solo por los empleados, sino porque, sin quererlo, se puede transmitir el virus en el interior de un supermercado. Por lo tanto, esta vacunación es fundamental para toda la sociedad y seguir disminuyendo así el número de contagios».

Una de las tiendas de HiperDino. / c7