Transvirgin recicla las aguas residuales de los barcos en el Puerto de La Luz

07/02/2020

La empresa canaria Transvirgin inaugura, tras dos años de investigación, un sistema que permite tratar y depurar las aguas grises de los buques para su reutilización en otros usos, como el agrícola. Antes estas aguas iban a península con mayor coste.

El puerto de Las Palmas cuenta desde hace unos días con una nueva planta de tratamiento y reutilización de las llamadas aguas grises de los barcos gracias a la iniciativa privada de la empresa Transvirgin, constituida en 2006 y primer prestador de servicios de Marpol en La Luz.

Desde su creación y hasta la fecha Transvirgin recogía este tipo de residuos (el considerado Marpol IV y que son las aguas residuales de los barcos) y posteriormente los trasladaba a la península para su tratamiento. A partir de ahora Transvirgin tratará y depurará estas aguas en el mismo puerto permitiendo que tengan un nuevo uso para la agricultura, el riego de jardines o la construcción, entre otros. «Cumplimos con los principios de economía circular. Tenemos una materia prima que se transformó, se convirtió en residuo y volvemos a convertirlo en materia prima con la reutilización del agua», indicó ayer el consejero delegado de Transvirgin, Sergio Socas, en la presentación de esta planta que es pionera en España y en la que se ha invertido más de 1,1 millones de euros. «Es innovadora por tres aspectos: el reducido espacio que necesita, hace un tratamiento físico-químico no biológico y es un proceso eficaz que da lugar a un agua de alta calidad, lo que permite darle otro usos», indicó.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, destacó la aportación de esta planta a la sostenibilidad de La Luz. «El puerto da con esta planta un salto de calidad en sus objetivos ambientales», dijo Ibarra, quien destacó el esfuerzo realizado por Transvirgin para hacer realidad este proyecto.

La nueva planta permitirá tratar 480 metros cúbicos de agua cada día, lo que supone ocho veces más que la cantidad que se destina al riego diario del estadio de Gran Canaria. El objetivo de la empresa es vender «a un precio simbólico» el agua depurada en la planta y que podría tener uso agrícola, entre otros.

Los barcos no están obligados a entregar los residuos del Marpol IV en puerto, salvo en el caso de los cruceros y aquellos que estén más de una semana atracados. La ley permite tirar las aguas residuales al mar a 70 millas de la costa y a más de seis nudos de velocidad. Sin embargo, todo apunta a que la normativa cambiará a medio plazo obligando a la entrega de estos residuos.

El Puerto pierde 1,2 millones al año con los servicios Marpol

¿Qué es el Marpol?

Tipos y obligatoriedad

El Convenio Internacional para la prevención de la contaminación por buques Marpol 73/78 (Mar Polution) incluye seis tipos de residuos: El Marpol 1, que son los residuos de hidrocarburos (aguas sucias de sala de máquinas, restos de combustibles en tanques, aguas oleosas...) y su vertido al mar está totalmente prohibido; el Marpol II y III, relacionados con residuos en la carga tanto líquida como sólida (por ejemplo, un barco que mueve trigo y se queda en la bodega el residuo de trigo con el agua de haberlo limpiado) que también es obligatorio; el Marpol IV, las llamadas aguas grises y que son el objetivo de Transvirgin. Son los residuos procedentes de sanitarios (duchas, retretes...), cocinas o limpieza y no son obligatorias entregarlas en puerto; el Marpol V, que son residuos de basuras del buque, también de obligada entrega y finalmente el Marpol VI, y son residuos relacionado con contaminación atmosférica. Transvirgin tiene previsto empezar con estos últimos residuos a medio plazo.

El puerto ingresa 3,7 millones

Desembolsa 4,9 millones

En La Luz hay varios operadores que se encargan del Marpol. La mayoría se encargan del 1 y del 5. Transvirgin del 4 y próximamente del 6. Desde 2011 la Unión Europea obliga a que todos los barcos que entran a puerto paguen por los servicios Marpol. En La Luz todos los barcos que atracan o fondean están obligados a abonar la tasa de Marpol, la T10. Después, si el buque demuestra que entregó los residuos en un anterior puerto o hizo el tratamiento se le descuenta esa tasa. El Puerto de Las Palmas facturó en 2019 3,7 millones de euros y pagó a los prestadores, que recogen y tratan los residuos, 4,9 millones. Esto generó un déficit de 1,2 millones. En La Luz se paga más por el Marpol porque los residuos tienen que ser trasladados a la península para su tratamiento con un coste mayor al que tienen otros puertos de la península. El director comercial del Puerto, Juan Francisco Martín, asegura que se ha mejorado «mucho» en los últimos años para ajustar las pérdidas que se producen. El déficit en 2018 fue del doble, de 2,4 millones, según señala.