Nautical estudia su entrada en Asia tras 50 años de actividad

07/11/2019

La empresa, especializada en electrónica naval y nacida en el puerto de Las Palmas en 1969, es hoy un grupo multinacional con presencia en cuatro continentes y una facturación de 130 millones

La empresa Nautical, creada en 1969 en el puerto de La Luz por el capitán de la Marina Mercante Luis Arbulu y convertida hoy en un grupo multinacional y líder en servicios de electrónica naval y comunicaciones satelitarias -con presencia en cuatro continentes-, estudia su entrada en Asia.

Ese es el próximo reto que se plantea Luis Arbulu a sus 84 años pese a la dificultades que entraña un mercado «complejo y difícil» no solo desde el punto de vista cultural sino por la fuerte competencia y los bajos costes. «Estamos muy bien situados en el Pacífico, en el Índico y en el Atlántico y lo que nos queda es Asia y aunque es complicado estamos en ello», indica Arbulu, presidente del Grupo Arbulu, que es el hólding al que pertenece Nautical (germen del grupo). Además de ella, el grupo Arbulu lo integran seis firmas más, ubicadas en distintos países y que se han ido adquiriendo en los últimos 50 años. Se trata de las firmas Aage Hempel Crame; Navteam; SMD; Marine Instruments y e3 systems (especializada en yates y ubicada en Palma de Mallorca). También está la empresa Nautical Satcom, que ofrece soluciones de comunicación.

Con las siete empresas Arbulu cubre todas las necesidades en el campo de la electrónica y las comunicaciones satelitarias de los buques y da cobertura a todo tipo de barcos a nivel mundial: mercantes, pesqueros, barcos militares, atuneros, arrastreros, remolcadores, ferries, palangreros, plataformas petrolíferas... Si bien, su negocio principal es la pesca, que supone el 60% del total.

Además de en Las Palmas, Nautical está presente en Bermeo (Vizcaya), donde ofrece servicio al sector atunero de altura y Vigo, donde atiende a los buques de altura de arrastre. En esta ciudad, donde hay potentes astilleros de construcción de buques, el Grupo Arbulu no solo realiza trabajos de mantenimiento sino también de instalación de todos los aparatos electrónicos y de comunicaciones satelitarias en los nuevos barcos que salen al mar. Los buques de la naviera Armas construidos en Vigo llevan el sello del Grupo Arbulu, que actualmente trabaja en la construcción de 18 pesqueros. «Trabajar con las principales marcas de eletrónica naval como Furino, nos permite responder a los proyectos de nueva construcción con soluciones llave en mano».

Con una facturación de 130 millones de euros al año el Grupo Arbulu tiene presencia en Abiyán (Costa de Marfil), las islas Seychelles (con personal técnico fijo), Pánama, Ecuador y Sudáfrica.

Luis Arbulu: «Da igual donde nos necesitan, llegamos a todos los rincones»

El presidente del Grupo Arbulu, Luis Arbulu, asegura que el éxito de Nautical y el resto de empresas del hólding es su capacidad de atender cualquier contingencia, «de forma rápida» y en cualquier parte del mundo. «Da igual el punto del que nos llamen, llegamos a todos los rincones y en un plazo de 24 horas», asegura Arbulu, quien afirma que tienen equipos técnicos preparados para recoger el material que sea necesario y salir rápido hacia cualquier rincón del planeta.

Para actuar con esa celeridad el grupo cuenta con un centro de coordinación, con sede en Madrid, que recoge los avisos y envía a los técnicos a los puntos requeridos. En el caso de Las Palmas, Nautical cuenta con un centro para actuar en toda la zona del Atlántico. De hecho, actualmente muchos de sus técnicos se desplazan desde Las Palmas con frecuencia a distintos puntos de África para realizar distintos trabajos de mantenimiento y reparación. «Hemos crecido mucho y queremos seguir creciendo», indica Arbulu, quien achaca el crecimiento de su empresa al esfuerzo, el trabajo y saber aprovechar las oportunidades. «Hay mucho trabajo y dedicación detrás», indica Arbulu, accionista del grupo junto a su hijo y consejero delegado, Iñaki Arbulu.

El grupo cuenta con 350 empleados «muy bien formados». «El factor humano es muy importante», concluye.