La estiba pierde en La Luz 3.200 turnos al caer el tráfico

15/03/2019

En los dos primeros meses del año se han realizado 12.627 turnos, un 20% menos frente a los 15.820 de 2018. El hecho de que la plantilla se haya reducido en más de 30 personas diluye el menor volumen de trabajo

Las Palmas de Gran Canaria

La caída del tráfico de contenedores en el puerto de La Luz -solo en enero el trasbordo descendió un 21%, con 9.000 teus menos movidos- ha pasado factura a la actividad de los estibadores. En los dos primeros meses del año el colectivo de portuarios ha realizado 12.627 turnos frente a los 15.820 que se contabilizaron en igual período de 2018. El descenso es del 20%, con la pérdida de 3.193 turnos, y la previsión es que la tendencia a la baja se mantenga a lo largo de este año por la situación que atraviesa el tráfico marítimo internacional.

La caída de los turnos, aunque preocupa a los estibadores, no se ha dejado sentir demasiado ni en el volumen de trabajo del colectivo ni en sus salarios debido al recorte que ha experimentado la plantilla. Actualmente, está formada por 406 portuarios frente a los 440 que la integraban hace apenas un año o los 540 de antes de 2007. Esta reducción provoca que haya menos estibadores para repartirse los turnos y que se diluya el efecto de la caída de la actividad.

Sin embargo, pese al recorte hay voces empresariales que siguen reclamando un menor número de estibadores en La Luz. La cifra considerada óptima por los empresario es en torno a 370 portuarios. «Siguen sobrando portuarios», advierten. Según aseguran, aunque las terminales de contenedores del puerto han introducido nueva maquinaría y mejoras tecnológicas dirigidas a mejorar los rendimientos de las plantillas de estibadores, estos reducen su ritmo de trabajo para no perder actividad. «Si habitualmente hacen 160 movimientos por jornada, ellos se autorregulan para realizar 140. Así la productividad nunca crece», se quejan.

Los estibadores suelen realizar entre 16 y 18 turnos al mes, lo que les permite elevar de forma sustancial el mínimo garantizado que tienen cada mes y que asciende a 2.200 euros.

Descontento en el colectivo

La caída del tráfico no contenta a los estibadores que en mayo de 2015 cerraron un acuerdo con MSC que pasaba por rebajas salariales de hasta un 15% para bonificar al tráfico de esta naviera a cambio de más movimientos y por tanto trabajo, que vinieron en 2016 y 2017.

Sin embargo, son conscientes de que no pueden endurecer sus condiciones de trabajo ahora porque ello implicaría aún menores tráficos, en un momento en el que MSC ha expresado en varias ocasiones su apuesta por el puerto de La Luz y tiene previstas inversiones millonarias en la mejora y modernización de la terminal. «La caída del trasbordo no es culpa ni de MSC ni de los estibadores. La guerra comercial entre EE UU y China está pasando factura a La Luz al igual que al resto de puertos del mundo», indican fuentes cercanas. Según señalan, a la caída del trasbordo durante este año también se ha registrado un descenso de los proyectos en el ámbito eólico y offshore, que implican numerosos movimientos de material como tubos. El pasado año se cerró en La Luz con un total de 97.362 turnos, un 4% menos que en 2017, cuando se tocó una abultada cifra de 101.146 turnos. Estos fueron un 30% más que en 2016, con 79.270.