Arinaga pierde un 30% de su tráfico en un año fatídico

01/02/2019

Tras tres años de despegue, el puerto de Arinaga sufre en 2018 un fuerte retroceso que le lleva al punto de partida. Esta infraestructura, tan cuestionada por su escaso uso, no acaba de arrancar

El puerto de Arinaga vuelve prácticamente al punto de partida tras tres años de crecimiento que se han desvanecido durante 2018. El despegue que había experimentado desde 2015 esta infraestructura portuaria, tan cuestionada por su escaso uso, finaliza.

Según los datos de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, en 2018 el tráfico total de Arinaga ha caído casi un 30%, con la pérdida de 33.500 toneladas, lo que reduce el total movido en el año a 86.672.

Cualquier indicador que se mire de la estadística de Arinaga está en terreno negativo: Los buques descendieron un 1,28% (se registraron 77); las mercancías cayeron un 28% (hasta las 118.485); la pesca fresca bajó un 56% (hasta las 11 toneladas) y el avituallamiento, solo de agua, se recortó un 11,5%, hasta las 1.468 toneladas. Mientras que los teus movidos desaparecieron, pasando de 28 a la nada, con un índice de contenerización del 0,47%.

«Arinaga no acaba de arrancar porque no tiene tráfico propio», aseguró ayer el director comercial de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Juan Francisco Martín.

Según explica, los descensos se deben a la pérdida de dos operativas que se han trasladado al puerto de Las Palmas y al de Salinetas.

Arinaga consolidó en los últimos dos años la descarga de hierro. En 2016 llegó a ser el primer puerto importador de Canarias de este material que se destinaba a la construcción. El año pasado, sin embargo, los importadores decidieron operar desde la terminal de La Luz en el puerto de Las Palmas y Arinaga perdió este tráfico.

La descarga de bituminosos (alquitrán fundamentalmente) se realizaba también en este puerto pero se trasladó a Salinetas. El puerto de Arinaga tampoco contó en 2018 con las descargas de arena que se realizaron durante 2017 y destinadas a la regeneración de playas.

La esperanza, el granel

La esperanza para Arinaga es Yecasa, la nueva terminal de graneles sólidos que se pondrá en marcha a lo largo de febrero y propiedad de Enrique Delgado. Hasta ahora este tráfico se estaba operando en La Luz pero en días bajará al puerto del sureste.