Borrar
Última hora Piden especial precaución por un accidente en la entrada del Julio Luengo
Un supermercado. A. Gorriz
La luz y los alimentos frescos disparan los precios al 9,8% en marzo

La luz y los alimentos frescos disparan los precios al 9,8% en marzo

La energía se ha encarecido un 61% desde hace un año, mientras que los carburantes lo han hecho casi un 40%, lo que provocó el mayor alza de la inflación desde hace cuatro décadas

Miércoles, 13 de abril 2022, 08:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los precios están desbocados y el dato de IPC de marzo que el INE ha confirmado este miércoles lo corrobora. La inflación terminó marzo en el 9,8%, la misma tasa que el Instituto General de Estadística había adelantado hace quince días con las primeras estimaciones, y lo que supone la tasa más alta desde mayo de 1985. Este gran ascenso se debe sobre todo al incremento del coste de la luz y los carburantes, pero no son los únicos elementos que están alzándose: toda la cesta de la compra sube de precio respecto a marzo de hace un año.

Es la tormenta perfecta para que la inflación se dispare. La guerra de Ucrania ha encarecido aún más los productos energéticos que ya venían marcando tasas récord desde antes de que comenzara el conflicto y tensiones en la distribución por la huelga de los transportistas del mes pasado que encarecieron productos de la cesta de la compra que fueron más escasos esos días en los lineales de los supermercados, como el aceite o la leche.

Sin duda la luz ha sido el elemento que ha disparado la tasa de este mes. La factura eléctrica ha subido un 61% respecto a hace un año, según los datos del INE, que revelan que en el caso de las gasolinas el incremento ha sido del 38,8%. Pero también destaca la subida de los alimentos frescos, un 35,8% respecto a marzo del año pasado.

Más en detalle, en el último año la calefacción, alumbrado y agua se han encarecido un 68%, los aceites un 32% y el transporte un 19% por el mayor coste de los carburantes. También superan los dos dígitos los huevos y la leche, que suben ambos un 11% respecto a hace un año, así como la carne de ovino y el pescado (fresco y congelado), con repuntes del 10% en los dos casos.

«Es probable que esta tasa de marzo marque el pico del año», asegura a este periódico Raymond Torres, director de Coyuntura Internacional de Funcas. El experto considera que la «relativa estabilización del precio del petróleo en los mercados internacionales» sumado a la medida anunciada por el Gobierno de topar el precio del gas que entra en la generación de electricidad, hará que el IPC siga elevado los próximos meses, pero no llegue a los dos dígitos. «La inflación para el conjunto del año estará cerca del 7%», calcula Torres.

La luz, un 18% más cara en solo un mes

En tasa mensual (marzo sobre febrero), la inflación sube un 3%, su mayor alza desde 2002, con el impacto de la guerra como telón de fondo, que ha conllevado la subida de los precios energéticos y problemas en las cadenas de suministros por la falta de materias primas. Así lo explican desde el Ministerio de Asuntos Económicos, quienes aseguran que un 73% de este alza de la inflación se debe al impacto de la invasión rusa. Pero consideran que el Plan de choque aprobado por el Gobierno conseguirá «revertir esta tendencia alcista, frenar el aumento de costes a empresas y familias e iniciar a corto plazo la reducción de la inflación a niveles más moderados».

Con las cifras sobre la mesa, de febrero a marzo lo que más sube de precio fue la energía (18,2%), los combustibles (13,4%), la calefacción y el alumbrado (18,6%) y, en la cesta de la compra, el aceite (4,4%) y los huevos (4,3%).

Inflación subyacente: 3,4%

Que no solo tira al alza del IPC la subida de la energía lo demuestra la tasa de inflación subyacente (que no tiene en cuenta energía ni frescos), que subió en marzo cuatro décimas hasta situarse en el 3,4%, la más alta desde 2008.

Raymond Torres explica que la subyacente es el «principal barómetro de la marcha de la economía» porque tiende a perpetuarse en el tiempo y es algo más elevada que la media europea, lo que «redunda en pérdida de competitividad para la economía española». El economista advierte además de que esta es la medida que el Banco Central Europeo (BCE) mira para ajustar sus tipos de interés.

Por su parte, el IPCA, que proporciona una medida común de la inflación para poder hacer comparaciones internacionales, se situó también en el 9,8% en tasa anual, más de dos puntos por encima de la de febrero.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios