El precio de la gasolina toca un nuevo máximo histórico y vuelve a superar al diésel