Sindicatos en una movilización por el aumento de salarios. / EP

El poder adquisitivo de los trabajadores cae casi 500 euros durante este año

La inflación sigue escalando y se come unos 8.000 millones de las rentas salariales, debido a que los precios suben el doble que los sueldos

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Precios y salarios avanzan este año a muy distinta velocidad. Mientras el IPC acelera a un ritmo que no se veía desde hace casi tres décadas, los salarios pisan el freno. Así, la inflación escaló el pasado mes de noviembre al 5,5% y la previsión es que termine el año en un incremento medio del 3%; sin embargo, la subida salarial media pactada por convenio descendió al 1,49%, tres décimas menos que el año pasado.

Significa esto que los precios están creciendo el doble que los salarios, por lo que la inmensa mayoría de trabajadores, más del 80%, está perdiendo poder adquisitivo. Concretamente, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios (-1,5%) se sitúa en los 7.950 millones en 2021; o lo que es lo mismo, cada asalariado tiene de media 470 euros menos de capacidad de compra, según los cálculos realizados por Funcas para este periódico.

El gabinete económico de CC OO también ha realizado una estimación de a cuánto asciende esta pérdida de poder adquisitivo y, en este caso, se ha basado en el salario medio bruto de 2020, que se sitúa en 22.828 euros, según la Encuesta Anual de Coste Laboral del INE. Para esa renta, si se le aplica la subida salarial media pactada y se compara con el auge de la inflación, se refleja una pérdida de poder adquisitivo de 340 euros en 2021 por cada trabajador.

Y es que la práctica totalidad de los ocupados cuenta con aumentos por debajo de la inflación actual: el 30% tiene congelado el sueldo o pactadas subidas que no llegan al 1% para 2021, el 45% incrementos entre el 1 y el 2%, el 18% alzas entre el 2,01% y el 3% y solo siete de cada cien han firmado para 2021 subidas salariales por encima del 3%, según un informe del sindicato.

De esta forma, la fuerte escalada de los precios no afecta a los cerca de nueve millones de pensionistas, ya que la última reforma del sistema aprobada recientemente les garantiza el mantenimiento de su poder adquisitivo a partir de ahora y en enero el Estado les abonará una 'paguilla' de más de 230 euros para compensar la desviación de la inflación. Pero esto no será así para la inmensa mayoría de trabajadores: solo el 17% de los 7,3 millones que están amparados por un convenio colectivo, 1,23 millones, dispone de una cláusula de garantía salarial que permite que su sueldo sea revisado al alza cada año en función de la inflación para que no pierda poder adquisitivo; es decir, apenas uno de cada seis empleados están blindados ante la subida de los precios y no les repercute.

Esta protección se concentra principalmente en los convenios de empresa del sector industrial, mientras que decae en el sector servicios y es prácticamente nulo en la construcción o agricultura, según advierte CC OO. La mayoría de los convenios con cláusula de garantía son de empresa (337), pero solo afectan a 71.071 trabajadores, repartidos entre compañías industriales (48.197) y de servicios (21.516). El resto (120) son convenios sectoriales que, no obstante, amparan a casi 1,2 millones de empleados concentrados también en los ámbitos industriales (730.430) y de los servicios (395.802).

Movilización sindical

En cualquier caso, son minoría. Pero esto no ha sido siempre así. Al contrario. En el año 2000 la mayor parte de convenios recogían estas cláusulas de garantía salarial, de forma que unos seis millones de trabajadores -de los nueve millones que estaban protegidos por la negociación colectiva- tenían blindados sus salarios de los vaivenes de los precios. Y así continuó hasta 2008, cuando la crisis financiera cambió todo y llegaron las congelaciones, los recortes y la extinción de estas cláusulas.

Ahora los sindicatos quieren iniciar una ofensiva para que en los próximos convenios que se firmen se recoja esta garantía de revisión salarial. «Es importante en años convulsos que blindemos nuestro poder adquisitivo a través de una cláusula de revisión», señala Mari Cruz Vicente, secretaria de Acción Sindical de CC OO.

Pero antes tienen que conseguir que se desbloquee la negociación colectiva, porque debido a la crisis derivada de la pandemia del coronavirus la mayor parte de convenios están paralizados. Por eso los sindicatos han comenzado una oleada de movilizaciones para exigir a la patronal que se sienten a la mesa y negocien una subida para recuperar el poder adquisitivo.