Fábrica de coches en Vitoria. / R. Gutiérrez

12.250 millones para diseñar y fabricar microchips en España

El Gobierno aprueba el PERTE de semiconductores para «transformar el país» y aliviar la tardanza en la entrega de electrónica y vehículos por la pandemia y la guerra de Ucrania

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

El colapso de la cadena de suministros a raíz de la pandemia y la guerra de Ucrania, que ha lastrado la fabricación y entrega de vehículos y productos de electrónica en España ha obligado al Gobierno a repensar su estrategia industrial. Con el objetivo de «transformar el país», el Consejo de Ministros aprobó este martes un nuevo PERTE (Proyecto Estratégico para la Recuperación) sobre microchips y semiconductores que supondrá la inversión pública de 12.250 millones de euros hasta 2027, 1.000 millones más de lo previsto.

«Será el PERTE más importante en cuantía y contribución a la transformación económica de España», señaló la vicepresidenta económica en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Nadia Calviño explicó que este sector tiene «importantes barreras de entrada» por la inversión y especialización que precisa. Europa solo representa el 10% de la fabricación total de chips, con Taiwán, Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y China como potencias. El objetivo de la UE es alcanzar el 20% de la cuota.

Y España puede ser uno de los países europeos que lidere el sector en el medio plazo porque «dispone del talento y los fondos europeos dan la oportunidad extraordinaria de impulso», aseguró Calviño.

Una inversión decisiva para que la situación mejore, después de que la producción de vehículos en España haya caído un 10,3% en abril por la falta de componentes esenciales para su fabricación a causa de las consecuencias de la pandemia agravada por la invasión rusa de Ucrania. Según datos de Anfac (Asociación de Fabricantes de Automóviles), el ensamblaje de vehículos en las plantas españolas se redujo un 15,4% en los cuatro primeros meses del año por este motivo, hasta sumar solo 718.000 unidades frente a las 828.000 de hace un año.

El presidente del Gobierno se reúne este mismo martes en el Foro Económico Mundial que se está celebrando en Davos (Suiza) con los directivos de Intel, Micron, Cisco y Qualcomm, los cuatro principales fabricantes de microchips a nivel mundial. «Queremos convertirnos en el mejor socio de la industria y de sus esfuerzos por ampliar y diversificar la fabricación de microchips para hacer frente a la creciente demanda y las interrupciones de la cadena de suministros», señaló Pedro Sánchez.

Rescate de AirNostrum

Por otro lado, el Consejo de Ministros aprobó el rescate de la aerolínea valenciana Air Nostrum por 111 millones de euros a través del fondo de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) tras el profundo impacto de la pandemia en sus cuentas.

La compañía aérea de transporte de viajeros se fundó en 1994 como primer proyecto de aviación regional privado en España. Su actividad ejerce «un papel muy relevante como motor económico, generando valor añadido y empleo», señaló la SEPI en un comunicado.

La facturación de la aerolínea se elevó a finales de 2019 a 539 millones de euros, con una plantilla nacional de 1.400 empleados. Sin embargo, la pandemia provocó una caída de la facturación del 40% en 2020, lo que supuso perder 144 millones de euros y entrar en déficit patrimonial.

Esta operación se suma a los 21 rescates previos a Air Europa, Ávoris, Plus Ultra Líneas Aéreas, Duro Felguera, Tubos Reunidos, Rugui Steel, Hotusa, Grupo Airtificial, Grupo Serhs y Reinosa, Grupo Losán, Soho Boutique Hoteles, Abades, Técnicas Reunidas, Wamos, Eurodivisas, Grupo Ferroatlántica, Grupo Inversor Hesperia (GIHSA), Abba, Julià y Grupo Mediterránea.