El sistema de pensiones deja atrás la pandemia y registra más de 550.000 nuevas altas

Los trabajadores que se jubilaron este año cobran una prestación de más de 1.370 euros, una cuantía que se ha reducido en los últimos meses

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Los efectos de la pandemia en el sistema de Seguridad Social se diluyen 19 meses después de que estallara la pandemia. Así, si el año pasado pasó a la historia por ser el ejercicio en el que menos se incrementó el número de pensionistas: apenas sumaron 13.900 más en términos netos, debido a que se produjo un boom de bajas (casi 518.000) que se registraron a consecuencia de los numerosos mayores que fallecieron a causa de la covid-19, 2021 recupera ya el ritmo perdido y el saldo neto de las altas y bajas supera los 107.000 nuevos beneficiarios de una prestación, según se desprende de las cifras publicadas hoy por el Ministerio de Inclusión con datos de enero a noviembre.

Concretamente, se dieron de alta en el sistema de pensiones 553.484 personas, 62.500 más que un año atrás. Por el contrario, causaron baja 445.911 prestaciones, 32.500 menos que en el mismo periodo de 2020, cuando desgraciadamente el número de bajas se disparó debido al coronavirus, que causó estragos entre los mayores.

De hecho, con los datos de noviembre y a falta de sumar los de diciembre, el número de nuevos pensionistas ya supera con creces los que se alcanzó en todo el año pasado: poco más de 530.000, la menor cifra de la última década.

Y el número de altas se elevará exponencialmente en los próximos años, cuando ya comience a jubilarse la generación del 'baby boom'.

Lo que no también ha experimentado ciertos vaivenes es la pensión media de los nuevos jubilados: la cuantía ascendió a 1.370,51 euros mensuales en noviembre. Se trata de una cantidad inferior a la del mes anterior (casi 15 euros menos) e incluso a la de los precedentes y lejos del máximo que se alcanzó en abril de 2020, cuando escaló hasta los 1.472 euros. Por el contrario, la pensión media de los jubilados que causan baja no llegan ni a los 1.100 euros, con lo que se produce una brecha de casi 300 euros.