Escrivá rechaza que vaya a haber recortes en las pensiones

Admite que habrá que «jugar» con el periodo de cálculo para que el sistema sea «más justo» pero precisa que se tendrán en cuenta las lagunas de cotización y se completará con la elección de los años

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

«Lo que estamos haciendo no tiene nada que ver con un recorte de pensiones». Así de tajante se mostró hoy en una entrevista en la radio el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, que rechazó las acusaciones que le han llovido principalmente desde los miembros del Gobierno de Unidas Podemos de que la reforma que está diseñando, y más específicamente la ampliación del periodo de cálculo de las prestaciones, vaya a suponer una merma en la nómina de los jubilados.

Escrivá no quiso entrar en la polémica de si planteó ampliar de 25 a 35 años el periodo de cálculo, algo que negó en ocasiones anteriores pero que figura en un documento que se filtró a la prensa al que tuvo acceso este periódico, y precisó que solo se hace «responsable» de lo que él lleva a la comisión. Sin embargo, sí admitió que se tendrán que hacer cálculos con «distintas longitudes» del periodo de cómputo para que «el sistema sea más justo», para intentar que sea «lo más contributivo posible». Para ello –añadió– se tendrá que tener en cuenta las nuevas realidades del trabajo, ya que las carreras laborales son en muchos casos intermitentes y no siempre los mejores años son los últimos, tal y como pide el Pacto de Toledo, un trabajo que –apuntó– aún no se ha hecho.

De cualquier forma, reiteró que esto no supondrá recorte alguno para los futuros jubilados: «No es verdad que este juego de periodo de cálculo tenga algún tipo de recorte. Depende de cómo lo completes». Así, explicó que cuando esto se haga se tendrán en cuenta las lagunas en la cotización de los trabajadores y se completará con la opción de descartar los peores años.

Mensaje a Iglesias

El ministro quiso a su vez mandar un mensaje velado a sus socios de Unidas Podemos: «Yo me siento cómodo en las políticas concretas y específicas, no en los grandes titulares». E incluso fue un poco más allá y lanzó un dardo al vicepresidente Pablo Iglesias al decir que la reforma de las pensiones que su departamento ha enviado a Bruselas es mucho más concreta que la de dependencia, que es responsabilidad del líder de Unidas Podemos.

«Lo que le hemos mandado a la Comisión Europea es suficientemente concreto, creo que es más concreto que lo que se dice de dependencia», afirmó el expresidente de la AIReF, que se mostró «muy confiado» en que su reforma de las pensiones «tendrá una muy buena receptividad» en Bruselas.

Por otro lado, Escrivá manifestó su confianza en la recuperación económica y adelantó algunos datos del mercado laboral que invitan a ser optimistas ya que, a su juicio, el nivel de empleo «ha ido bien en todos estos meses». En este sentido, avanzó que, sin tener en cuenta el componente estacional, la afiliación a la Seguridad Social aumentará en enero en unos 20.000 nuevos ocupados, mientras que a fecha actual los trabajadores que están en ERTE se mantienen «más o menos estabilizados» en los 700.000. De confirmarse este dato, esto significaría incluso una reducción en plena tercera ola, ya que a final de diciembre se superaban los 755.000. «Desde el punto de vista de la actividad económica, la cosa aguanta», dijo con satisfacción.

El ministro mostró su discrepancia con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y no ocultó su posición contraria a subir ahora el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), congelado en 2021 en los 950 euros al mes. A su juicio, hay que esperar hasta que pase la pandemia y se haya recobrado la normalidad. Así, precisó que, en lugar de subidas puntuales del SMI, es mucho más eficaz reevaluar en un momento determinado la situación «y hacer movimientos que marquen mucho más la política redistributiva».