El ministro de Economía, José Luis Escrivá. / efe

Escrivá aprovecha una enmienda para incluir la subida de las cotizaciones

La Comisión de Trabajo también aprueba el Ingreso Mínimo Vital, con nuevas medidas como la ayuda por hijo a cargo de hasta 100 euros

C. A. / EP

La primera parte de la reforma de las pensiones que se votará el lunes en la Comisión de Trabajo del Congreso ya incluirá el Mecanismo de Equidad Intergeneracional impulsado por el ministro José Luis Escrivá. El Gobierno ha aprovechado una enmienda de ERCy Bildu, en la que se pedía la eliminación del factor de sostenibilidad vigente, para introducir esta propuesta para subir las cotizaciones sociales en 0,6 puntos durante diez años a partir de 2023 (0,5 a cargo del empresario y 0,1 a cargo del trabajador).

Con este movimiento, el Ejecutivo da carpetazo a los trabajos de discusión de esta reforma en la Comisión en apenas una sola sesión y evita que la propuesta tenga que volver a pasar por el Congreso tras su paso por el Senado, lo que garantiza una tramitación más rápida de la norma. Aunque la Comisión tenía competencia legislativa plena, el Congreso aprobó, a propuesta de ERC, que la reforma se sometiese a un último debate en el Pleno, que dispondrá de la última palabra sobre esta reforma y las enmiendas que queden vivas.

Los distintos grupos de la oposición ya afearon el pasado jueves al Gobierno que intentase despachar en pocos días una reforma tan importante como la de las pensiones que, además, no incluía el Mecanismo de Equidad Intergeneracional en su texto inicial. Durante su comparecencia ante el Pacto de Toledo, Escrivá defendió la propuesta del Ejecutivo ante las críticas de la oposición, pero sí reconoció que los tiempos de aprobación no han sido los adecuados. Con el pacto alcanzado con los sindicatos, sin el apoyo de la CEOE, Escrivá espera crear un colchón de 42.000 millones de euros en la hucha de las pensiones.

La Comisión de Trabajo también aprobó el viernes el Ingreso Mínimo Vital. La norma, que ahora pasa a la fase de tramitación en el Senado al tener la Comisión del Congreso competencia legislativa plena -no ha de pasar por el Pleno-, ha contado con el voto a favor de PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, Ciudadanos y Compromís, mientras que PP, Vox y EH Bildu se han abstenido.

Las enmiendas que han salido adelante permiten añadir al Proyecto de Ley medidas para ampliar el acceso de más grupos vulnerables al IMV. Uno de los puntos ya anunciados por el Ejecutivo es la ayuda por hijo a cargo que van a sumar las familias beneficiarias de esta ayuda, consiste en una cuantía que varía según las edades de los menores: 100 euros mensuales por cada niño menor de tres años, 70 euros por cada hijo entre tres y seis años y 50 euros al mes para aquellos que tengan entre los seis años hasta la mayoría de edad.

Además, esta prestación también llegará a familias en situación de pobreza que no cumplan con los requisitos para recibir el IMV. En concreto, se dará a los hijos de los hogares con hasta el triple de renta que marca el acceso al ingreso mínimo vital y con un «patrimonio neto sea inferior al 150% de los límites fijados».

Otro grupo vulnerable, los jóvenes, verán más accesibles las ayudas desde el IMV. Tal y como habían reclamado las organizaciones sociales, se ha reducido el periodo mínimo exigido en el Ingreso Mínimo a este colectivo en relación a su independencia del hogar familiar, que pasa de tres a dos años. Además, se elimina el límite impuesto a los jóvenes extutelados por la Administración Pública para recibir ayudas, que se situaba en los 23 años.

Otra de las principales reclamaciones de las organizaciones era que se tuviera en cuenta para acceder al IMV la renta del año en curso y no la del anterior, que evitaba que muchas familias afectadas por la pandemia no pudieran optar a la ayuda al tenerse en cuenta su situación económica de 2019.