Francisco Santana Rivero fue el consignatario por excelencia de los japoneses. / C7

El Puerto pierde a uno de sus empresarios de referencia

Fransari fue clave en el negocio pesquero como consignataria de la flota japonesa

CANARIAS7

El mundo portuario perdió este domingo a uno de sus empresarios de referencia, sobre todo en el sector de la consignación y la pesca: falleció a los 88 años Francisco Santana Rivero, cuyo nombre e iniciales dieron forma a la divisa Fransari.

La flota japonesa, que fue una de las más importantes del sector en el Puerto de La Luz, tuvo a Fransari como consignatario de referencia.

Hombre de gran visión empresarial, trabajó siempre para potenciar no solo su grupo empresarial sino el Puerto de la Luz y Las Palmas. Prueba de ello es que uno de los pantalanes portuarios lleva el nombre de Fransari. Fue en 2005 cuando se le rindió ese homenaje, un acto que puso en valor su contribución al negocio portuario. Y la alta estima en que le tenían los empresarios del sector. Allí, junto al homenajeado y su familia, estaban, entre otros, Germán Suárez (qepd), Caridad Cuyás, Juan Manuel Freire y José Juan Rodríguez Castillo. Hombres y mujeres que, como Francisco Santana Rivero, superaron adversidades, se dejaron guiar por su instinto como empresarios y entendieron que un negocio como el portuario necesitaba tanto la captación de flotas de otros destinos como contar aquí con empresas que ofrecieran los servicios precisos.

El crecimiento de la empresa de Francisco Santana Rivero, que fue una de las más importantes del Puerto en los últimos 20 años del siglo XX, se dio gracias, en gran medida, a la Japan Tuna Fisheries Cooperative Association), cuando los barcos nipones hicieron de La Luz uno de sus puertos de operaciones base en todo el mundo y Fransari se encargaba de su consignación.

El álbum de Francisco Santana Rivero.

Galería. El álbum de Francisco Santana Rivero. / c7

Cabe recordar en ese sentido que, durante los últimos 60 años la flota japonesa recaló en el puerto de la capital grancanaria y llegó a hacer de La Luz su principal base en el Atlántico durante los meses de abril-mayo y septiembre-octubre, entre las mareas de pesca que se desarrollan en el Atlántico Norte, Mediterráneo y Atlántico Sur, para descargar la pesca, avituallarse y reparar, según recuerda la Autoridad Portuaria.

En 1997 Fransari amplió instalaciones para atender la demanda de su amplia y variada clientela. Sin embargo, con el paso de los años, el peso de La Luz en la actividad de la flota japonesa fue a menos y, aunque aún hoy existe vínculo y actividad, las cifras no son comparables con las de los años 70 del siglo XX, cuando la pesca era la principal actividad del puerto y Fransari brillaba con fuerza. Así, antes del covid, entre 2014 y 2019, según datos de la Autoridad Portuaria, se pasó de 62 a 101 operaciones y de manipular 4.045 toneladas de pesca en el año 2014 a las 20.368 toneladas del año pasado, cifras prácticamente simbólicas respecto al pasado.

Con la reducción de la actividad de la flota japonesa en el puerto, Fransari limitó su actividad, hasta echar el cierre, como sucedió otras consignatarias que atendían a compañías niponas. Fue el caso, por ejemplo, de Ecopesa, Frucasa, Mavacasa, Cirsa y Guillermo Brito Almeida, que hoy forman parte de la historia de Las Palmas, con Fransari en lugar destacado.

En el edificio donde estaba Fransari, en pleno recinto portuario, se ubica ahora la terminal de la naviera Fred Olsen, si bien el nombre de esta importante consignataria de La Luz sigue vivo en el pantalán que lleva su nombre y que es una de las principales líneas de atraque del puerto.

El actual presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, señaló, tras conocer la noticia del fallecimiento, que Francisco Santana fue «un canario profundamente enamorado de su puerto y de su Isleta. Comenzó desde joven a trabajar en el Puerto de La Luz y Las Palmas como provisionista y consignatario, fue pionero con las flotas japonesas y de los primeros en entender la relevancia del mercado de congelados para este puerto. Cuando se jubiló fue galardonado con uno de los premios de la Fundación del Puerto».

Entre quienes lo conocieron y trataron durante años está el expresidente del Parlamento y del Cabildo grancanario, en la actualidad consejero de la corporación insular, José Miguel Bravo de Laguna, que recordaba este domingo la valía de Francisco Santana Rivero como empresario y como persona.

«Tuve la gran satisfacción», señaló Bravo de Laguna, «de ser asesor jurídico de Fransari durante más de 30 años. Y la verdad es que era el típico ejemplo de empresario grancanario, luchador infatigable, siempre positivo, siempre intentando captar para el Puerto lo mejor, como la Japan Tuna, y la verdad es que fue un impulsor extraordinario del provisionamiento de buques. Mi recuerdo para él es extraordinario, porque fue un empresario que salió de la nada y supo crear un grupo muy importante, con mucha actividad y con muchos trabajadores, aportando mucho al desarrollo económico y social de Canarias. Me he emocionado al saber que ha fallecido. Era una gran persona».

CANARIAS7 deja constancia expresa de su más sentido pésame y traslada las condolencias a familiares y seres queridos por tan dolorosa pérdida.

Descanse en paz.