Juan López Frade, presidente de Suzuki Ibérica.

Suzuki denuncia que la subida del impuesto de matriculación «va a matar» al sector

López Frade pide al Ejecutivo que no ponga «palos en las ruedas» a la industria motor de la economía española

M. TRIGUEROS Madrid

El presidente de Suzuki Ibérica, Juan López Frade, ha denunciado durante un encuentro con la prensa la inacción del Gobierno en ampliar la moratoria para que el impuesto de matriculación se pague en función de las emisiones reales de los vehículos (emisiones WLTP) a partir del 1 de enero. López Frade critica que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no haya querido ver en Francia y Portugal el ejemplo a seguir para evitar un incremento del precio medio de los coches, ya que con las mediciones de emisiones WLTP el 50% de los vehículos que actualmente están exentos del impuesto de matriculación van a tener que pagarlo.

El presidente de Suzuki Ibérica realizó un análisis de la situación provocada por la pandemia, que se ha traducido en una caída de las ventas acumuladas del mercado en lo que va de año del 36,8%. Un dato que en el caso de la marca japonesa es aún más grave con un descenso del 40,9%. Precisamente por este parón del mercado López Frade incide en la falta de sensibilidad por parte del Gobierno hacia un sector, el de la industria de la automoción, al no ampliar la moratoria, lo que se traducirán, según él, en una subida media del 4.75% del precio final de los coches matriculados. Por ello ha pedido al Ejecutivo que, si la industria del motor es el tractor de la economía, no le ponga «palos en las ruedas» el próximo año, porque la subida del impuesto es «algo que nos va a matar». La industria ha propuesto al Gobierno que suba un 20% las emisiones topes de cada uno de los tramos para evitar subidas de precios (los dos restantes son el 9,75% para los vehículos de hasta 200 gr/km y del 14,75% para los de esa cantidad o más), lo que, hasta el momento, no ha sido aceptado.

Frade también ha lamentado en su balance de 2020 que no estén funcionando los planes Renove y Moves de ayudas a la compra de vehículos después de que fueran anunciados el 17 de septiembre pasado a «bombo y platillo» y el sector «los celebrará». En su opinión, el Moves no funciona al no estar centralizado y ser las comunidades autónomas las que se encargan de su gestión. Es «inaceptable» que Murcia, Extremadura y Ceuta todavía no lo hayan puesto en marcha, mientras que en Madrid y Barcelona hace tiempo que se han agotado los fondos porque el criterio de reparto es el del territorio en vez de el del peso del mercado.

Del Renove ha explicado que son un laberinto burocrático que dificulta el acceso a las ayudas, «complica la vida a los concesionarios y los clientes», razón por la que ha pedido un plan similar al de ediciones anteriores, en el que la red comercial se encargaba de gestionar las ayudas en vez de los compradores, como sucede ahora.

Del mercado en general destaca que su previsión es que 2020 se cierre con 850.000 matriculaciones (el 32,5% menos que en 2019), de las que 5.100 le corresponderán a Suzuki (el 36,7% menos en tasa interanual), lo que le dejará una cuota del mercado del 0,60%, frente al 0,64% de un año antes.

Para 2021 estima que el mercado crecerá el 17,6%, hasta un millón de unidades; y que Suzuki subirá el 39,2%, hasta las 7.100 unidades, con una penetración del 0,71%. A ello contribuirá el que recuperarán el Suzuki Jimny como vehículo comercial y a que llegará un nuevo modelo que impulsará las ventas y que no ha concretado, aunque ha dicho que no será un eléctrico.