Si recibo una ITV desfavorable: ¿qué puedo hacer y cuándo me pueden multar?

Desde la perspectiva administrativa ir sin el correspondiente chequeo entraña multa de 200 a 500 euros si nos pillan

S. M. Madrid

Circular sin ITV, con ella caducada o bien desfavorable, a veces por desconocimiento otras por dejadez, entraña riesgos graves para la seguridad propia y ajena, hasta por la ignorancia de saber el estado real de lo que llevamos entre manos. En este sentido, la Comisión Europea confirma que el 6% de los accidentes mortales están relacionados con fallos técnicos del vehículo.

Ante esto, el coche queda inmovilizado y no se permite su circulación o su estacionamiento en la vía pública. Y no solo eso: se tendrá que abordar todos los costes necesarios para solventar los problemas que presenta el coche, además de recurrir a la grúa para todos los desplazamientos necesarios que se deben hacer para poner el vehículo a punto.

Aunque no debemos olvidar que la diferencia sustancial entre una ITV desfavorable y una ITV negativa es que, en el caso de esta última, el vehículo se debe inmovilizar por completo ni tan si quiera permitiéndose su circulación entre la estación ITV y el taller, como sí es posible en una ITV desfavorable.

Desde la perspectiva administrativa ir sin el correspondiente chequeo entraña multa de 200 a 500 euros si nos pillan, e incluso la inmovilización del automóvil. Concretamente:

-Multa de 200 euros, si se va con ella caducada. En caso de que nos paren nos retirarán además el permiso de circulación y nos darán un volante para desplazarnos hasta una estación de ITV en los siguientes 10 días. También entraña esta sanción económica ir con ITV desfavorable por defectos graves que deban arreglarse obligatoriamente.

-Multa de 500 euros por circular con inspección negativa, al incumplir las condiciones técnicas que garantizan la seguridad vial. Es decir, por ir con defectos muy graves detectados que impedirían abandonar la estación de ITV circulando por medios propios. Como en la ITV negativa, habría que reparar lo diagnosticado y volver a la misma estación en dos meses para verificar el arreglo.

-La Jefatura Provincial de Tráfico avisa al propietario de que si no acredita la pertinente corrección de fallos, o no ha vuelto a pasar la ITV en plazo reglamentario, tramitará la baja del vehículo.

-En caso de accidente, la aseguradora puede negarse a pagar los daños propios si no hemos pasado la ITV. Sí lo hará con los que provoquemos a terceros, pero si demuestra que el accidente se pudo evitar superando la ITV reclamará todos los gastos al titular, el tomador del seguro y el conductor.

-Aunque no se use, cualquier automóvil ha de pasar la ITV mientras no haya sido dado de baja. Si por ejemplo está metido en garaje y no puede moverse por sus medios, habrá que contratar una grúa para llevarlo a la correspondiente estación. Hay que saber que las autoridades valoran, desde comienzos de 2016, incorporar al chequeo habitual la evaluación de elementos electrónicos como el ABS o el ESP.