«Mistakes»: la campaña de seguridad vial de Nueva Zelanda que te sobrecogerá

El propósito de esta campaña no es otro que el de agitar el discurso del miedo y rebajar los datos de siniestralidad vial

S. M. Madrid

«¡Pensaba que me daba tiempo!», «¡Ha sido un simple error!», «Si fuera un poco más despacio...», « Por favor, tengo a mi hijo detrás»... Así es la campaña de seguridad vial de los responsables de Tráfico de Nueva Zelanda que pone al espectador cara a cara frente a una realidad que te pondrá los pelos de punta.

Y es que el propósito de la campaña no es otro que el de agitar el discurso del miedo y rebajar los datos de siniestralidad vial, muy parecida a algunas que hemos podido ver también en España con el objetivo de prevenir accidentes así como disminuir el número de lesionados graves y fallecidos de origen traumático.

En concreto, los cruces o intersecciones son una de las zonas con mayor peligro en vías, calles y carreteras. En España, el 40% de los accidentes con víctimas sucede en estos lugares, según datos recogidos y analizados por Formaster, Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial. Este dato, unido a que el 21,5% de los fallecidos en un accidente es en una intersección o cruce, pone de manifiesto los peligros que conllevan estas zonas y el desconocimiento por parte de los conductores de cómo actuar correctamente y de forma segura en ellas. Por ello, nos ofrecen cinco consejos enfocados a mejorar nuestra seguridad en los cruces e intersecciones:

-Cuando se acerque a un cruce debe moderar siempre la velocidad del vehículo.

-Hay que extremar la precaución en aquellas intersecciones donde se tiene preferencia pero mala visibilidad.

-En las intersecciones con un STOP y buena visibilidad, siempre hay que pararse y nunca actuar como si hubiese una señal de ceda el paso. Contar hasta tres antes de reanudar la marchar. Nunca olvidar que una intersección con STOP deja claro que es un cruce peligroso. Además, si el coche que precede en el cruce con STOP realiza el cruce o la intersección no quiere decir que nosotros podamos pasar inmediatamente. Siempre hay que parar y hacer el STOP debidamente.

-Antes de incorporarse a un vía en un cruce mirar correcta y repetidamente a ambos lados de la carretera (izquierdo – derecha, izquierda – derecha).

-No tener prisa a la hora de hacer el paso o salida en una intersección. Las prisas en un cruce hacen no medir correctamente la distancia ni la velocidad del vehículo que circula por la vía que se quiere cruzar o a la que nos se quiere incorporar. Es preferible esperar y dejar pasar al vehículo que tiene preferencia antes de hacer un giro brusco y deprisa que es mucho más peligroso.

Al igual que el exceso de velocidad. Y es que dependiendo del tipo de carretera por el que se circula como el tipo de vehículo que conduces, determinan la velocidad máxima a la que se puede circular. Dependiendo de si circulamos en bicicletas y ciclomotores o turismos y motocicletas, o si la carretera es una autopista o una vía urbana, los límites pueden variar desde los 45 km/h y hasta los 120, según podemos comprobar en esta tabla que nos facilita la Dirección General de Tráfico (DGT):