Inflar los neumáticos puede pasar a la historia gracias a la tecnología

Unas nuevas gomas ya son capaces de adaptar la presión mediante bombas centrífugas integradas en la rueda. A medida que el vehículo acelera, las fuerzas centrífugas en el interior de la rueda actúan directamente sobre la bomba para generar aire comprimido. Otros fabricantes ya han presentado prototipos de neumáticos sin aire

S. M.

Cada mes toca, o debería tocar, la tediosa tarea de comprobar la presión de los neumáticos. Ir a la gasolinera o conectar el compresor, y revisar que todo esté correcto, puesto que el estado de los neumáticos es esencial para la seguridad del vehículo y para evitar derrochar en combustible. Esta rutina, sin embargo, puede tener los días contados, gracias a una nueva tecnología.

En el futuro, ya no tendremos que parar para recargar la presión de los neumáticos. Los neumáticos inteligentes controlarán su propia presión de aire y la recargarán según sea necesario.

Conscientes de la importancia de la presión del aire de las ruedas de los vehículos, la Comisión Europea aprobó en 2014 una ley que obliga a integrar sistemas de monitorización de la presión en los coches nuevos fabricados a partir de ese año. El Sistema de Monitorización de la Presión (TPMS) desarrollado monitoriza de forma continua y fiable la presión de inflado en tiempo real. En caso de pérdida de presión por debajo del umbral de seguridad, avisa inmediatamente al conductor para que adopte medidas. Si se utiliza correctamente, el TPMS puede aumentar la seguridad durante la conducción al eliminar una causa frecuente de accidentes.

Conti C. A. R. E.

Ahora, el fabricante alemán Continental ha desarrollado un nuevo sistema, C. A. R. E, que incorpora sensores integrados en la estructura del neumático que generan y evalúan continuamente datos relativos a la profundidad de la banda de rodadura, posibles daños, temperatura y presión de los neumáticos. Este innovador sistema adapta la presión de los neumáticos mediante bombas centrífugas integradas en la rueda.

A medida que el vehículo acelera, las fuerzas centrífugas en el interior de la rueda actúan directamente sobre la bomba para generar aire comprimido. La tecnología PressureProof mantiene la presión de los neumáticos constantemente dentro del nivel ideal y ayuda a conseguir una reducción sostenible de las emisiones de CO2. El exceso de aire comprimido se almacena en un depósito integrado. La tecnología PressureBoost utiliza este aire para adaptar rápidamente la presión de los neumáticos a las diferentes situaciones de conducción.

Michelin Uptis

Otro fabricante de neumáticos, Michelin, ha decidido abordar el problema de una forma diferente. El año pasado, el fabricante galo desveló su Uptis, el neumático sin aire, ecológico y eficiente. El nombre es acrónimo de Unique Puncture-proof Tire System, Sistema Único de Neumáticos a Prueba de Pinchazos. Consiste en una estructura alveolar sin cámara de aire, capaz de ser producido al momento mediante impresoras 3D adaptándose a las necesidades del terreno, que llegará al mercado en 2024.