Mikel Palomera durante la entrega del premio ABC al Mejor Coche del Año 2020 al Seat Tarraco

Seat advierte de la pérdida de empleo en las fábricas españolas

Según el director general de la compañía, el Gobierno español, al contrario que otros países miembros de la UE, no tiene previsto modificar los tramos impositivos con la entrada del WLTP, lo que lo que reducirá las ventas

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

El empleo en las fábricas de automoción españolas corre serio peligro si el gobierno no toma medidas ante la entrada del WLTP el próximo año. Así de tajante se ha mostrado el director general de Seat, Mikel Palomera, quien ha asegurado que con la llegada del nuevo sistema de homologación de emisiones muchos de los automóviles que se venden en la actualidad en España pasarán a pagar el impuesto de matriculación, lo que les encarecerá y reducirá su demanda, algo que podría afectar especialmente al empleo en las fábricas nacionales.

El ciclo WLTP utiliza para la homologación de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los vehículos nuevos unas pruebas más estrictas frente a las de laboratorio del actual NEDC, lo que supone que los valores obtenidos son más altos.

Actualmente, los vehículos que emiten 120 gramos o menos de CO2 por kilómetro recorrido están exentos de pagar el impuesto de matriculación, una situación que cambiará exponencialmente en 2021, ya que muchos de ellos saltarán de tramo y estarán obligados a abonar el 4,75 % que grava a los que emiten entre 120 y 160 gr/km de CO2.

Según Palomera, el Gobierno, al contrario que otros países miembros de la UE, no contempla por el momento modificar los tramos , lo que implicará una subida de precios de los coches en 2021, que podrá ser del 5 %.

Esto afectará especialmente a los vehículos fabricados en España, ya que la subida del impuesto de matriculación provocará menores matriculaciones en el primer semestre de 2021, que, a medio plazo, generarán una reducción de la producción que irá acompañada de un ajuste del empleo, ha considerado el directivo.

La propuesta que se ha lanzado al gobierno desde las asociaciones de fabricantes consiste en que se incrementen un 20% los valores respectivos de emisiones de cada tramo para que así exista neutralidad fiscal, siguiendo el ejemplo de Francia y Portugal y tal y como defiende la Unión Europea.

Pese a que por el momento el sector de la automoción está negociando con el Gobierno la modificación de los mencionados tramos impositivos, por el momento no cuentan con una respuesta positiva a sus peticiones. Si bien Palomera ha reconocido que «todavía se está a tiempo de actuar, ya que el ministerio de Industria entiende la relevancia que tiene una decisión así para el sector de la automoción».

El responsable de Seat también ha pronosticado que al desincentivarse la compra de vehículos nuevos «se va a promover la venta de vehículos de más de 10 años, es decir, los más antiguos y más baratos, con el consiguiente envejecimiento del parque, causando importantes consecuencias en seguridad vial y la calidad del aire«.

Para salir de este «círculo vicioso» el Gobierno tendrá que adoptar medidas, ha afirmado el director general de Seat España, quien ha asegurado que el «mercado no está para muchas tonterías».