Diez años de «alma en movimiento» con el diseño Kodo

Reconocido con numerosos premios internacionales, busca plasmar la belleza del movimiento a través del minimalismo ancestral japonés

A. NOGUEROL El Barco de ÁVila

Con el lenguaje de diseño «Kodo – Alma del movimiento», el director de diseño Ikuo Maeda marcó un nuevo camino para el diseño de los vehículos Mazda. Se presentó justo ahora hace diez años, en el Salón del Automóvil de Los Ángeles de 2010 con el concept Mazda Shinari y, desde entonces, ha definido y elevado a nuevas cotas el diseño de Mazda.

Los coches que incorporan este diseño continúan ganando premios de reconocido prestigio internacional, como es el World Design Car of the Year logrado por el Mazda3 este mismo año.

Desde sus orígenes hace diez años, el diseño Kodo se ha ido declinando en un gran número de modelos de Mazda, desde una nueva generación del legendario deportivo Mazda MX-5 hasta el Mazda MX-30, el primer vehículo 100% eléctrico de la marca. Sin embargo, su concepto esencial se ha mantenido inalterado: trasladar a los objetos inanimados la potencia y la belleza irresistible del movimiento natural.

La palabra kodo significa literalmente «latido», pero con el sentido añadido de insuflar vida a algo, dotándolo de alma. Esta noción siempre ha estado presente en el modo en que Mazda aborda el diseño. Como dice Ikuo Maeda: «En Japón, nos gusta pensar que los artesanos infunden vida en aquello que crean. Pensamos que una forma nacida de un esfuerzo humano sincero y minucioso recibe un alma». De este modo, el concepto «Alma del movimiento» adquiere un doble sentido, ya que expresa tanto la esencia del movimiento como el alma que los maestros artesanos de Mazda imbuyen al coche.

Los primeros diseños estaban fuertemente inspirados en la imagen de un guepardo a punto de lanzarse sobre su presa. En cambio, las revisiones más recientes buscan cada vez más evocar un diseño intenso y emocional con la menor cantidad posible de elementos. El punto de inflexión de esta evolución del diseño Kodo se produjo con dos concepts espectaculares: el RX-Vision y el Vision Coupe.

Ambos fueron presentados, respectivamente, en las ediciones de 2015 y 2017 del Salón del Automóvil de Tokio, y suponían un adelanto de la nueva elegancia y la estética minimalista de los modelos más actuales de la marca. Para crear forman más dinámicas y emocionales, se ha eliminado cualquier elemento superfluo hasta sacar a la luz la esencia absoluta de la belleza y el movimiento. Por ejemplo, han desaparecido las líneas de carácter, con lo que se ha creado en los paneles laterales del vehículo un espacio vacío que se comporta como un lienzo en blanco, con juegos de luces y sombras en constante cambio. Es una estética en la que «menos es más», profundamente enraizada en la herencia japonesa de Mazda.

Los modelos con el diseño Kodo no han dejado de recibir reconocimientos internacionales en todos estos años. La sencilla elegancia y el atractivo emocional del diseño Kodo continuarán siendo ingredientes esenciales de la identidad de la marca.

Temas

Motor, C-Motor,