El derrape de un coche eléctrico entra en el libro Guinness

Después de 55 minutos el instructor de Porsche Dennis Retera, logró hacer un derrape de 42,171 kilómetros

J. BACORELLE Madrid

La historia del Libro Guinness de los Récords se inició el 10 de noviembre de 1951, cuando Sir Hugh Beaver (1890-1967), Director General de la cervecera Guinness (Irlanda), estaba en una cacería. Tras una animada discusión, los cazadores no pudieron encontrar ninguna referencia documentada en libros que indicase qué pájaro era el más rápido de Europa.

Esta experiencia proporcionó a Sir Hugh la idea para una campaña promocional diseñada con el fin de estimular la conversación en los pubs. Guinness Superlatives se fundó el 30 de noviembre de 1954 y la primera edición del Libro Guinness de los Récords fue publicada en 1955.

En la actualidad, la base de datos contiene más de 53.000 registros. Cada año, se añaden unos 8.000 nuevos récords en todo el mundo.

Una de las últimas entradas, al igual que el pájaro con el que comenzó la historia de la publicación, tiene que ver la velocidad. Se trata del derrape más largo con un vehículo eléctrico.

El escenario donde se logró el récord mundial fue el Porsche Experience Centre (PEC) del circuito de Hockenheim. El instructor de Porsche Dennis Retera, que completó 210 vueltas en el círculo de 200 metros preparado para hacer drifting, lo hizo sin que en ningún momento las ruedas delanteras estuvieran giradas en el sentido de la curva. Después de 55 minutos, este experto en derrapadas recorrió un total de 42,171 kilómetros. Con esta distancia, Retera estableció un récord mundial en drifting para un coche eléctrico. La velocidad media fue de 46 km/h. El récord se logró con la versión de tracción trasera del Porsche Taycan.

Dennis Retera, experto en derrapes e instructor de Porsche

«Cuando se desconecta el programa de control de estabilidad, hacer deslizar al Porsche eléctrico es muy fácil, especialmente con esta variante que pasa toda la potencia al eje posterior», comenta Dennis Retera. «Siempre hay suficiente potencia disponible.

El bajo centro de gravedad y la gran distancia entre ejes garantizan la estabilidad. La precisión del chasis y la dirección permiten mantener un control perfecto todo el tiempo, incluso cuando se va `de lado´». Este holandés es Jefe de Instructores en el Porsche Experience Centre de Hockenheim, pero antes había competido en karting, monoplazas y carreras de resistencia.

«Aun así, fue bastante complicado mantener alta la concentración durante 210 vueltas, más si tenemos en cuenta que el asfalto mojado del circuito de drifting no tiene el mismo agarre en todas partes. Me concentré en controlar el derrapaje con la dirección, que es más eficaz que utilizar el acelerador y reduce el riesgo de hacer un trompo».

El intento de récord tuvo lugar bajo la supervisión de la jurado del Libro Guinness de los Récords Joanne Brent, en una zona de conducción dinámica con riego del Porsche Experience Centre. Brent lleva supervisando todo tipo de intentos de récord para el Libro Guinness desde hace más de cinco años.

«Teníamos registrados varios récords de drifting, pero hacerlo con un deportivo eléctrico es también algo muy especial para nosotros. Aquí, en Porsche, han hecho realmente un trabajo pionero», explica Brent. La experta de Guinness documentó meticulosamente el récord con una amplia gama de ayudas técnicas y de otros expertos independientes. Antes de la prueba, un topógrafo local midió la zona de 80 metros de diámetro del Porsche Experience Centre con precisión milimétrica. Para documentar el récord se usaron un GPS y sensores de velocidad de guiñada en el vehículo, así como una cámara instalada en el techo de la torre de control del circuito, con la que se filmó la experiencia.

El Porsche Taycan ya tiene varios récords en diferentes disciplinas: rodó durante 24 horas en la pista de alta velocidad de Nardò para superar la barrera de los 3.425 kilómetros recorridos en ese tiempo; logró la mejor marca en su categoría al parar el cronómetro en 7:42 minutos en el circuito Nürburgring-Nordschleife; y, también, realizó 26 aceleraciones consecutivas desde 0 hasta 200 km/h sin bajar de rendimiento, en el aeródromo de Lahr.