Reunión de la Mesa de la Automoción este lunes en Zaragoza / Fabián Simón

UGT critica que Teresa Ribera decida sobre el automóvil en lugar de Industria: «No conoce el sector»

El sindicato avisa de que si no se suspende la subida del impuesto de matriculación a partir de enero se pondrá «en riesgo» la supervivencia de la automoción en España

U. MEZCUA

La Federación de Industria, Construcción y Agro del sindicato UGT, Fica, se une al clamor contra la subida del impuesto de matriculación, a partir de enero. En una carta enviada a la ministra de Industria, Reyes Maroto, el sindicato avisa de que este alza, motivado por unas nuevas pruebas de emisiones más exigentes «tendrá un efecto muy negativo para el conjunto del sector, tanto en lo que se refiere a la fabricación de vehículos como a su propia venta, al gravar el precio de estos entre 800 y 1.100 euros más».

El sindicato alerta de que esta medida «pone en riesgo no sólo a las plantas productoras y a los concesionarios sino también al tejido industrial y al propio empleo». Y va más allá al mostrar su «preocupación» al constatar que «decisiones de este calado no son adoptadas por el Ministerio de industria, sino por el de Transición que, a nuestro entender, no conoce el sector con la misma profundidad que el Ministerio de Industria».

A juicio de UGT, debería ser Maroto, y no el departamento que dirige la vicepresidenta Teresa Ribera la que tome decisiones sobre todo lo que incumbe a la fabricación de automóviles en España, «y trasladarle los riesgos de adoptar una medida de estas características». Precisamente este lunes se celebra la reunión de la Mesa de la Automoción, presidida por Maroto, con representantes de las patronales Anfac, Faconauto y Sernauto y de los sindicatos UGT y Comisiones Obreras.

Como adelantó este periódico, si el Ejecutivo no toma alguna medida el impuesto de matriculación subirá en enero para el 50% de los modelos a la venta, que suponen más del 70% de las ventas. El Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte (IEDMT), conocido como Impuesto de Matriculación se calcula por tramos en base a las emisiones de CO2: 0% para los vehículos que emiten menos de 120 gr/km de CO2, 4,75% entre 120 y 160; 9,75 de 160 a 200 y 14,75% de 200 en adelante.

Con el fin de dar margen al sector mientras abordaba la reforma fiscal del automóvil, Industria aprobó en 2018 un factor de corrección que ahora expira. El problema es que las dificultades para formar un Gobierno, primero, y el coronavirus, después, han impedido abordar dicha reforma.

El sindicato recuerda que «existen ejemplos en otros países que, en las actuales circunstancias de pandemia, han sabido adecuar los impuestos de sus industrias para que la repercusión en el sector automovilístico no agrave aún más una situación de crisis que ha desplomado las ventas un 31%».

Temas

Motor