El coche usado, un inesperado ganador con la pandemia

El mercado de ocasión aguanta mejor que el de vehículo nuevo por la situación sanitaria y la incertidumbre económica

U. MEZCUA, P. FERNÁNDEZ

En 2020 pocos indicadores económicos cerrarán en verde. Tampoco lo harán las transferencias de vehículos usados. Según cálculos de la federación de concesionarios Faconauto, terminarán el año con un retroceso del 14%. Ahora bien, inmediatamente después del confinamiento estricto, a partir de finales de mayo, el mercado de ocasión se ha reactivado con fuerza inusitada, y la previsión es que cierre el año con la mitad de retroceso que el mercado de vehículo nuevo, que caerá más de un 35%. Los compradores, dicen los expertos, buscan un medio de transporte que les lleve a ellos y a su familia de A a B sin el riesgo de contagio del transporte público o los vehículos compartidos.

En julio, agosto y septiembre las transferencias de vehículos usados se dispararon un 10, un 16 y un 20%, según datos de la asociación de vendedores Ganvam. Y aunque el total del mercado acumula hasta octubre una caída del 14,2%, las ventas de coches de más de 15 años -los más representativos en volumen- han recortado su retroceso anual al 7,7%. Los de tres a cinco años incluso crecen, un 1,5%, aunque solo representan el 10% de las operaciones.

«El mercado de ocasión se recupera del shock del confinamiento a un ritmo mayor que el de nuevo», explica Tania Puche, portavoz de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos, Reparación y Recambios (Ganvam). «De hecho, si hacemos retrospectiva, desde el 24 de mayo, cuando Madrid y Barcelona (que concentran el 25% de las ventas) pasaron a Fase 1 de la desescalada, con la posibilidad de moverse por toda la provincia, las operaciones con usados se multiplicaron por cinco».

«La tendencia más importante a día de hoy es que se están comercializando cantidades ingentes de vehículos de precio bajo, 'mileuristas'», cuenta Ignacio García, analista de Sumauto. «El precio es un factor determinante en la compra en estos momentos de incertidumbre, lo que queda de manifiesto en las cifras de los vehículos de más de 15 años», coincide Tania Puche. Prueba de ello es que el precio medio de los vehículos de ocasión ha retrocedido en octubre un 15%, hasta 10.442 euros, según datos de Ancove. También destaca, no obstante, el comportamiento de los modelos «jóvenes» de 36 a 60 meses, procedentes en gran parte de flotas de renting, «objeto de deseo de los compradores por su relación calidad precio». En octubre, un mes en el que las matriculaciones retrocedieron un 21%, las transferencias de estos vehículos crecieron un 15,5%.

Tanto García como Puche señalan que el escenario pandémico «ha generado entre los usuarios un temor al transporte público». Como consecuencia, adquieren un coche «pero no invierten en algo aspiracional, sino que buscan algo barato, que dé pocos problemas para desplazarse», en palabras del especialista de Sumauto, que arroja un dato: la venta de coches de más de 20 años se ha disparado más de un 30% desde el fin del confinamiento domiciliario «y eso son coches de 500 a 1.000 euros». España, de hecho, será el país dónde menos caerán las operaciones con usados en 2020 de entre los cinco grandes mercados europeos, puesto que según Faconauto, en Alemania, Francia, Reino Unido e Italia sufrirán un retroceso del 24%. Eso sí, el rebote previsto para el año que viene será idéntico al que registrará España, en torno al 11%. El próximo ejercicio superaría así en nuestro país, de nuevo, la barrera de los dos millones de transferencias, frente a las 1,8 estimadas para 2020.

Ignacio García, de Sumauto, puntualiza no obstante la dificultad de conocer las verdaderas cifras del mercado de ocasión, puesto que en muchos casos una misma compraventa puede llevar aparejadas hasta tres o incluso más transferencias entre concesionarios, y éste último es el dato que finalmente facilita la Dirección General de Tráfico (DGT). Los particulares son, según datos de Ganvam, los que realizan el 56% de las transferencias, mientras que las redes oficiales y los vendedores independientes efectúan el 39% y las empresas de alquiler, el 6%. Sin embargo, las diferencias son notables en cuanto a tramos de edad: en el caso de los kilómetro 0, seminuevos y usados jóvenes la mayoría de las operaciones las pilotan los operadores profesionales (su cuota es del 23% para los coches de 1 a 3 años), mientras que los particulares son los que realizan el 82,4% de las operaciones con modelos de más de diez años.

Incluidos en el Renove

Este año, y por primera vez, los planes gubernamentales de renovación del parque, en concreto el llamado Programa Renove, incluyen también a los vehículos de ocasión matriculados desde el 1 de enero de 2020, como un intento de ayudar a los concesionarios a aliviar el stock acumulado. La decisión abarca tanto a los coches de kilómetro cero -matriculados pero sin usar- como seminuevos, con las mismas condiciones que un coche de nueva matriculación, es decir, ayudas directas desde los 300 euros hasta los 4.000 según el tipo de vehículo y del beneficiario, que podrán contar con 500 euros adicionales si cumple ciertas condiciones. Ahora bien, el sector reclama que las ayudas se extiendan también a los coches de hasta cinco años. «Facilitaría a las familias con rentas más ajustadas una solución de movilidad eficiente y rejuvenecería el parque», defiende Tania Puche.

Temas

Motor