Borrar
La clave del éxito de Seat frente al Covid: rastreos y 15.000 PCR

La clave del éxito de Seat frente al Covid: rastreos y 15.000 PCR

La compañía volverá a efectuar pruebas a toda la plantilla tras su reincorporación de vacaciones. Desde abril los Servicios Médicos de la empresa han rastreado los casos sospechosos, y en menos de 24 horas se ha impedido la propagación de la pandemia entre los trabajadores

S. M.

Lunes, 3 de agosto 2020, 00:19

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La industria del automóvil en general y Seat en particular se han convertido en un ejemplo de como frenar la expansión del coronavirus. Y la clave en el caso de la empresa española, que no ha registrado un solo contagio en sus instalaciones en lo que llevamos de «nueva normalidad», está en el rastreo de casos y la realización de pruebas PCR.

La semana pasada, el Comité Ejecutivo aprobó extender el modelo para garantizar a todos sus empleados una vuelta segura al puesto de trabajo tras las vacaciones de verano. Con él, la compañía quiere proteger la salud del conjunto de los trabajadores ante una posible reactivación de la pandemia por COVID-19 a partir de septiembre.

«Estamos muy orgullosos de que en estos casi tres meses de vuelta a la normalidad, o a la nueva normalidad, no se haya producido ningún contagio por COVID-19 dentro de las instalaciones de la compañía«, explica la doctora Patricia Such, Directora de Salud, Seguridad en el Trabajo y Emergencias en Seat. »Desde abril, cuando hemos detectado casos positivos gracias a nuestros tests PCR, se ha hecho un trabajo de rastreo de contactos de nuestros Servicios Médicos, y en menos de 24 horas se ha impedido la propagación de la pandemia entre nuestros trabajadores. Esto no habría sido posible sin su esfuerzo, adaptabilidad y solidaridad por el bien común»,

El plan de Seat prevé efectuar nuevas pruebas PCR para la detección del SARS-CoV-2 a sus más de 15.000 empleados durante la última semana de agosto, con un foco especial en los trabajadores de la línea de producción, trabajadores de ETT y proveedores. Al igual que cuando hizo estas pruebas en abril, laboratorios homologados por el Ministerio de Sanidad y la Generalitat de Catalunya analizarán los test, sin repercutir en la actividad de la sanidad pública.

La compañía espera poder llegar a hacer tests a más del 90% de los casi 8.600 trabajadores de este colectivo en la semana previa a su reincorporación tras la pausa estival, el 31 de agosto. El resto de los trabajadores no ligados a la fabricación de coches se irán haciendo la prueba conforme vayan incorporándose a sus puestos de trabajo. En una encuesta efectuada a los empleados, en la que han participado más de 5.000 personas, un 77% ha mostrado su predisposición a efectuarse un nuevo PCR y está dispuesto a hacérselo antes de finalizar sus vacaciones.

Por otro lado, Seat ofrece a sus trabajadores cada año la posibilidad de vacunarse de la gripe de forma gratuita y en la misma sede de la compañía. En esta ocasión, empezará la campaña de vacunación en septiembre, unas semanas antes que en años anteriores, ya que estudios recientes han demostrado que algunas proteínas de esta vacuna actúan también de manera eficaz para reducir la sintomatología de enfermos por COVID-19. Casi la mitad de los participantes en la encuesta a la plantilla han mostrado su intención de vacunarse de la gripe.

Además, la compañía mantendrá el protocolo sanitario específico que puso en marcha al retomar la actividad tras el pico de la pandemia, en abril, y que, hasta el momento, ha evitado que se produzcan contagios dentro de sus instalaciones. Entre las medidas previstas en este protocolo se encuentra la distribución de mascarillas para su uso durante toda la jornada laboral, la adaptación de los puestos de trabajo para mantener una distancia de seguridad de un metro y medio, o el control de la temperatura corporal a todos los trabajadores que acceden a las instalaciones de la compañía.

Adicionalmente, los empleados tienen a su disposición gel desinfectante y una app de autoevaluación de salud para verificar que no muestran síntomas compatibles con COVID-19 y, en caso positivo, poder comunicarlo directamente a los servicios de salud, que estudian y monitorizan cada uno de los casos posibles de trabajadores positivos por COVID. La compañía ha distribuido material informativo sobre estas medidas, y comprueba periódicamente que se cumplen correctamente en todos los espacios de trabajo.

Reinicio seguro

Desde el paso 27 de abril, Seat comenzó a retomar la actividad de forma gradual, para garantizar que se podían aplicar todas las medidas de salud y seguridad necesarias. Desde entonces, la compañía ha logrado retomar niveles de producción cercanos al inicio de la crisis sanitaria, con un volumen diario de fabricación de coches de 1.900 unidades diarias. En la actualidad, están en funcionamiento las tres líneas de producción de la planta de Martorell, donde se fabrican los modelos Seat Ibiza, Arona y León; Cupra León y Audi A1, para las que además se han convocado algunos turnos extraordinarios de fin de semana. También las fábricas de Seat Barcelona, donde se producen las piezas de chapistería, y Seat Componentes en El Prat de Llobregat, donde se montan cajas de cambio tanto para los coches de Seat como para otras marcas del Grupo Volkswagen, están funcionando normalmente.

En la encuesta efectuada a la plantilla, la compañía también preguntó a los trabajadores sobre sus planes para este verano, para poder medir el riesgo de contagio del tipo de actividad que van a realizar. De los 5.000 participantes voluntarios que completaron el cuestionario, un 43% señalaron que harán actividades cuyo riesgo se considera medio, o medio alto, entre las que se encuentran visitar espectáculos culturales, desplazarse en medio de transporte público, o ir a establecimientos comerciales en espacios cerrados.

Respiradores y teletrabajo

Durante la crisis sanitaria del coronavirus, Seat reforzó su compromiso con la salud con varias iniciativas para luchar contra el virus. Por ejemplo, en un tiempo récord y utilizando piezas procedentes de sus coches, la compañía logró producir 660 respiradores de emergencia, que se enviaron a los hospitales de todo el país en un momento en que hacían falta recursos. Por otro lado, Seat también se movilizó para fabricar, en colaboración con otras empresas, mascarillas quirúrgicas elaboradas con los filtros que se utilizan en las cabinas del taller de pinturas de la planta de Martorell y distribuirlas a hospitales, cuerpos de seguridad y otras organizaciones.

Además, con el objetivo de contar con un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, al tiempo que se mantiene la eficiencia y la productividad, Seat implantará a partir de septiembre un nuevo modelo de trabajo a distancia, el denominado Smart Work. Este modelo híbrido busca el equilibrio entre el trabajo desde la oficina y el trabajo flexible, desde cualquier lugar, a fin de responder a las necesidades tanto de los empleados como de la compañía.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios