efe

La Bolsa suma su octava caída consecutiva tras el IPC alemán

El mercado empieza a dudar de que la inflación en la zona euro haya tocado techo y el Ibex-35 pierde otro 1,9% y arriesga los 7.300 puntos

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

El salvavidas lanzado el miércoles por el Banco de Inglaterra con un nuevo programa de compra de bonos para evitar la inestabilidad financiera en Reino Unido ha sido un espejismo. Las caídas regresan con contundencia al mercado de renta variable y el Ibex-35 encadenó el jueves su octava sesión consecutiva a la baja. El selectivo se dejó otro 1,9% y profundiza en mínimos de 2020 y a punto estuvo de perder los 7.300 puntos al cierre.

El desplome de las últimas sesiones evidencia el fuerte nerviosismo con el que los inversores están afrontando el entorno de elevada inflación y subida de los tipos de interés. El miedo a la recesión se siente en cada pantalla de trading y las órdenes de venta se imponen llenando de rojo los parqués.

Las mayores caídas del Ibex 35 las presentaron Meliá (-5,45%), Naturgy (-4,38%), IAG (-4,34%), Endesa (-3,8%), Red Eléctrica (-3,46%) y Telefónica (-3,32%). En el lado positivo, únicamente logró finalizar la sesión bursátil en 'verde' Sacyr (+1,39%), ACS (+0,13%) y Siemens Gamesa (+0,03%).

El resto de bolsas europeas también despidieron la jornada en negativo, con retrocesos del 1,77% en Londres, del 1,53% en París, del 1,71% en Fráncfort y del 2,4% en Milán.

Los inversores han acogido con temor los datos del IPC en Alemania, que se disparó en septiembre al 10%, alejando la esperanza de que el alza de precios haya tocado techo. Y todo a solo una jornada de que se conozca el dato medio de la zona euro, que sin duda marcará la próxima decisión de política monetaria del BCE.

La expectativa de mayores alzas de tipos también prolonga una situación que no es demasiado habitual en los mercados, pero que en estas semanas de tensión se ha convertido en el pan de cada día de los inversores: la enorme correlación entre los mercados de renta variable y de renta fija.

Al mismo tiempo que los inversores huyen de las Bolsas, también se lanzan a la venta de deuda pública. Y esa presión sobre los precios eleva el interés de los bonos (que se mueve de manera inversa al precio). Así, la rentabilidad del bono alemán a diez años, supera de nuevo el 2,2%, mientras que el estadounidense al mismo plazo se acerca de nuevo al 4%, barrera que sí supero hace unos días.

En el mercado de divisas, otro de los grandes generadores de inestabilidad en los últimos días, el euro y la libra repiten caídas frente al dólar. A pesar de la intervención del Banco de Inglaterra para frenar la caída de la moneda británica, la misma repite descensos hasta los 1,077 dólares. Por su parte, el euro se mantiene lejos de la paridad en 0,9666 billetes verdes.

Temas

Ibex 35, IPC