Interior de la Bolsa de Madrid. / efe

La Bolsa corta su racha alcista por debajo de los 7.600 puntos

Fluidra se desploma tras sorprender al mercado con una rebaja en su estimación de beneficios

Clara Alba
CLARA ALBA

La Bolsa española vuelve a extremar la prudencia ante el inicio de una temporada de resultados que, aunque los analistas prevén en general positiva, ya ha dejado los primeros síntomas de debilidad en las cuentas de algunas cotizadas.

Fluidra ha sorprendido este miércoles con una rebaja de previsiones en su estimación de beneficio para el conjunto del año, ante el impacto de la incertidumbre económica en plena crisis inflacionista y el golpe en el parón de l acadena de suministros sobre el negocio de la compañía.

«Las condiciones de mercado han sido más débiles de lo previsto durante el tercer trimestre, afectadas a corto plazo por una corrección del inventario en el canal mayor de lo esperado, en un entorno macro-económico más incierto», indica en un comunicado el fabricante de piscinas, que ahora espera que sus ventas en el tercer trimestre sean de 520 millones de euros, alcanzando los 2.400 millones en el año, por debajo de lo anticipado.

Los títulos de la compañía, que presentará sus cuentas definitivas el próximo 28 de octubre, se hunden un 14,8% al cierre y amplían su desplome en 2022 al 63%.

Con este telón de fondo, los inversores mantienen la cautela y el Ibex-35 perdió un 0,3% al cierre de la sesión, por debajo de los 7.600 puntos. Por detrás de Fluidra, las mayores caídas han sido para PharmaMar (-4,38%), Solaria (-3,32%), Cellnex (-3,28%), Grifols (-3,03%) y Colonial (-2,94%).

Mientras, en el mercado de materias primas, el precio del petróleo recupera terreno con el barril de tipo Brent, de referencia en Europa, cotizando sobre los 90 dólares, mientras que el West Texas estadounidense supera los 83 dólares.

En EE UU, el presidente Joe Biden ha anunciado que el Departamento de Energía liberará este miércoles 15 millones de barriles de la Reserva Estratégica de Petróleo (SPR) del país con el objetivo de que sean entregados en diciembre. La medida busca fortalecer la seguridad energética, abordar la escasez de suministro y reducir los costes.