Un operador en la Bolsa de Nueva York. / reuters

La Bolsa mantiene los 8.300 puntos pendiente de la Reserva Federal estadounidense

El Ibex-35 cierra plano tras unos débiles datos de actividad en la zona euro y el desplome de Credit Suisse

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Compás de espera en la Bolsa española tras las fuertes subidas del martes. El Ibex-35, que había iniciado la sesión con subidas moderadas, despidió la sesión prácticamente plano (+0,07%) manteniendo los 8.300 puntos a la espera de la principal referencia de la jornada, conocida con los mercados europeos ya cerrados: la publicación de las actas de la última reunión de la Reserva Federal (Fed).

Los inversores cotizan además los últimos datos de actividad en la zona euro que, pese a haber mejorado las previsiones, siguen dando síntomas de desaceleración. En concreto, el indicador PMI se situó en 47,3 puntos en noviembre, frente a los 46,4 puntos del mes anterior y la estimación de 46 a los que apuntaba el consenso del mercado. No obstante, el dato aún se sitúa por debajo de la barrera de los 50 puntos que marca la diferencia entre expansión y contracción de la actividad.

El mercado también tuvo que lidiar con el desplome de la cotización de Credit Suisse, que desde hace semanas vive una fuerte tensión ante la incertidumbre por el futuro financiero de la entidad. Este miércoles, la entidad reconocía que espera pérdidas de 1.500 millones de euros durante el último trimestre del año, ante la masiva retirada de fondos por parte de sus clientes, que calculan en un 6% de sus activos totales gestionados.

Al cierre de la sesión, Grifols se situaba como el valor más alcista al revalorizarse un 2,07%. Por detrás se situaban Solaria (+1,34%), Inditex (+1,30%), CaixaBank (+1,08%), Sabadell (+0,92%) y Cellnex (+0,85%).

La caída más pronunciada ha sido la de Rovi, cuyos títulos se hundido un 10,17% tras anunciar que elevará sus ingresos operativos entre un 5% y un 10% el próximo año respecto a los logrados en 2021. Por detrás, las acciones de Endesa perdieron un 5,10%, después de que la compañía haya actualizado su estrategia para el trienio 2023-2025.

Mientras, en el mercado de materias primas, el precio del barril de Brent, de referencia en Europa sigue recuperando terreno tras el brusco desplome del lunes y ya cotiza cerca de los 89 dólares. Por su parte, el West Texas estadounidense ronda los 81,50 dólares.