Cliente en un concesionario. / R. C.

Las matriculaciones, al ralentí por la incertidumbre económica de las familias

Las ventas de coches se estancaron en 859.477 unidades en 2021, un 30% por debajo del nivel previo a la crisis agravado por la falta de 'chips'

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Las matriculaciones de vehículos siguen sin arrancar a pesar del inicio de la recuperación económica durante 2021. La falta de expectativas de los particulares a la hora de hacerse con un coche nuevo han provocado que el crecimiento de las ventas apenas fuera del 1% con respecto al año anterior, el del confinamiento y la parálisis de la actividad económica por el coronavirus. Al final, en los últimos 12 meses se han registrado 859.447 unidades vendidas, apenas 8.000 más que en 2020, lo que demuestra la debilidad que aún tiene un sector clave para España.

Con estas cifras, el mercado automovilístico aún se encuentra un 32% por debajo de los registros que acumulaba antes de que llegara la pandemia, a principios de 2020. En 2019 se matricularon 1,25 millones de coches, casi 400.000 más que en un 2021 llamado a ser el ejercicio de la vuelta a la normalidad.

El brusco descenso de hace dos años estuvo marcado por la propia pandemia, que ocasionó una paralización de la actividad industrial y comercial varios meses. En 2021, el problema se centró en la escasez de semiconductores, los cortes en la cadenas de suministro y el encarecimiento de las materias primas, entre otras razones, se unen a los todavía visibles efectos de la pandemia que azotan el sector.

Además, el mes de diciembre cerrará con una caída de alrededor de un 22,5% (según datos provisionales), tras matricular unas 82.000 unidades, frente a las 105.841 unidades y 105.854 unidades que se matricularon en dicho mes de 2020 y 2019, respectivamente, según fuentes de Ganvam. Este dato es aún más relevante porque el último tramo del año suele ser uno de los momentos aprovechados por los concesionarios y particulares para mover el mercado con ofertas, por un lado, y demanda, por otro. Algo que no ha ocurrido.

Por canales, los clientes particulares adquirieron 372.637 vehículos el año pasado, un 12,8% menos que en 2020, mientras que las empresas compraron 334.514 unidades, un 2,1% más. Sin embargo, fueron las firmas de alquiler de vehículos las que registraron un mayor crecimiento, con un aumento del 58,5% en 2021, hasta 152.326 unidades.

En esta línea y de cara a 2022, desde el sector español del automóvil no se manejan buenas perspectivas, puesto que los expertos auguran que la crisis de los 'chips' afectará a parte de la producción bien entrado el nuevo año, a lo que hay que añadir la subida del impuesto de matriculación, desde el 1 de enero. «La salida de esta situación, fruto de la evolución de la pandemia y de la crisis económica asociada, se dificultará a partir de enero de 2021 por la subida del impuesto de matriculación», lamentaron desde las asociaciones.

En este sentido, Faconauto maneja dos escenarios para el año venidero: uno optimista, en el que se registrarían alrededor de 968.000 unidades, lo que supondría un crecimiento de las matriculaciones del 13%, y otro pesimista en el que apenas se sobrepasarían las 900.000 unidades.

Según las previsiones de Faconauto con datos de la consultora MSI, en 2023 las matriculaciones de vehículos no llegarían a 1,1 millones, por lo que la recuperación real no se produciría hasta el año siguiente.

Hasta 1.000 euros más por coche

Con la entrada del nuevo año, el impuesto de matriculación se incrementará, después de que el Congreso de los Diputados aprobara la congelación del mismo el pasado junio, tras una enmienda del PDeCAT. El 1 de enero del 2020 entró en vigor la nueva normativa europea de emisiones WLTP, aprobada en 2018 y que sustituía la normativa NEDC (Nuevo Ciclo de Conducción Europeo), que llegó con el objetivo de lograr que los consumos y las emisiones homologados por los vehículos estén más ajustados a la realidad. En España, dicho impuesto está ligado a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que homologa cada automóvil. Al cambiar la legislación y hacerla más estricta, los coches registran una cifra mayor, por lo que pueden saltar de tramo en la tasa y tener que pagar más por el impuesto de matriculación.

Así, a partir de ahora, solo los modelos que emiten menos de 120 gramos de CO2 por cada kilómetro recorrido no pagan el impuesto de matriculación. Hasta el 31 de diciembre de 2021, estaban exentos de abonar esta tasa los coches que emitieran menos de 144 g/km.

Los vehículos que emiten entre 120 y 160 gramos de CO2 pagan un 4,75% de este impuesto (144-192 gramos anteriormente), mientras que un 9,75% lo abonan aquellos clientes con automóviles que emiten entre 160 y 200 gramos de CO2 (previamente, en los 192-240 gramos). El último tramo, aquellos vehículos que expulsan más de 200 gramos, deben abonar el 14,75%, mientras que antes pagaban este porcentaje los que emiten más de 240 gramos de CO2 por kilómetro.

Temas

Diesel