Los canarios, entre los más afectados por el alza del Salario Mínimo

16/01/2020

Según el servicio de estudios del BBVA, la creación de empleo se contuvo entre una y cuatro décimas por el alza del SMI, lo que supuso la pérdida de 45.000 empleos que se hubieran generado de no haberse elevado

El informe Situación España, elaborado por el servicio de estudios del BBVA calificó ayer de «limitadas» las repercusiones de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 900 euros en 2019. Según sus estimaciones, la creación de empleo se contuvo entre una y cuatro décimas por el alza del SMI, lo que supuso la pérdida de 45.000 empleos que se hubieran generado de no haberse elevado.

Según recoge el informe del BBVA presentado ayer, Canarias es una de las regiones donde tuvo mayor impacto la subida del SMI debido precisamente a que es una de las comunidades había más población con sueldos mínimos. El comportamiento menos favorable del empleo a raíz de la subida del SMI se ha dado entre los jóvenes, los ocupados en el sector servicios, como el comercio y la hostelería, y que son los que tienen los sueldos más bajos y los residentes en Canarias, Andalucía, Extremadura y Murcia.

Además, según apunta el BBVA, la subida del SMI ha provocado un desvío de trabajadores desde el empleo asalariado hacia el trabajo por cuenta propia. Si bien, no todo han sido consecuencias negativas.

El economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, indicó que el SMI haprovocado un aumento de la renta que se ha traducido en una aceleración del consumo del 1% al 1,5%. A renglón seguido, se mostró sorprendido por la falta de mayor ahorro pese a la buena evolución salarial del primer semestre.

De cara a futuros incrementos -el Gobierno, los sindicatos y la patronal se reunirán hoy para estudiar la posibilidad de aumentarlo hasta los 1.000 euros este año-, el BBVA pidió que se hagan de forma gradual y despacio para que las empresas puedan adaptarse a la subida de los costes. De igual manera, en el informe se advierte de la necesidad de ligar las subidas del SMI a la productividad. «Nuevos incrementos del SMI desligados de la evolución de la productividad durante el bienio podrían dificultar la empleabilidad de los trabajadores potencialmente más afectados, como los jóvenes, los extranjeros o los menos cualificados», se apunta.