Lidl, el único súper que ha eliminado la bolsa de plástico

11/01/2019

La cadena de supermercados será «referente en sostenibilidad medioambiental» en nuestro país, donde tiene 550 tiendas abiertas

ETIQUETAS:

Prácticamente al mismo tiempo que entraba en vigor la ley que establecía el cobro obligatorio por las bolsas de compra en España -medida que Lidl ya aplicaba desde su entrada en nuestro país en 1994- la cadena de supermercados decidía ir un paso más allá y anunciaba para 2018 la eliminación total de las bolsas de plástico de sus cajas, siendo la primera cadena de supermercados en España en tomar esta pionera medida en materia de sostenibilidad medioambiental.

«Lidl volvía a ser de este modo referente en sostenibilidad, estableciendo un precedente que ha iniciado un cambio de tendencia en el sector y que llevará en el futuro a la eliminación total de las bolsas de plástico para el transporte de la compra», destacó ayer la empresa.

La decisión de Lidl de retirar las bolsas de plástico de las líneas de caja ha recibido numerosos apoyos en distintos ámbitos, especialmente por parte de sus clientes: en una encuesta previa realizada a más de 5.500 compradores de la cadena, más del 90% se mostraba a favor de la retirada de las bolsas de plástico y de la utilización de alternativas más sostenibles para transportar la compra.

Como alternativa a las bolsas de plástico, Lidl apuesta por la reutilización. Por eso ofrece al consumidor bolsas de rafia reutilizables a 0,50€, para que el cliente la adquiera una vez y la reutilice siempre que vaya a hacer la compra. Alternativamente, también se ofrecen dos tamaños de bolsas de papel para clientes que no traigan consigo su propia bolsa. La retirada de las bolsas de plástico se inició en mayo de 2018, en las tiendas que Lidl tiene en Baleares y, a principios de verano, se amplió a las de Cataluña y la Comunidad de Madrid. Llegó a Canarias en el otoño de 2018.

Desde hace medio año, más de 200 tiendas de la compañía (el 40% de su red en España) operan sin vender bolsas de plástico. Esto ha supuesto ya un ahorro de 30 millones de bolsas al medio ambiente.