Las empresas vuelven al despido como método de ajuste laboral

29/01/2019

Los ERE que implican la ruptura del contrato crecen en 2018 tras seis años en los que las pymes han recurrido a suspensiones temporales o reducciones de jornada para compensar sus balances

ETIQUETAS:
- ere

Las empresas volvieron en 2018 a utilizar el despido de trabajadores como método de ajuste laboral tras seis años en los que las sociedades habían resuelto los altibajos de sus resultados económicos o las caídas de producción con otras fórmulas menos agresivas, como la suspensión temporal de los contratos o la reducción de la jornada. El pasado año (entre enero y noviembre) los trabajadores que fueron despedidos en el marco de expedientes de regulación de empleo aumentaron en Canarias un 50% tras seis años de fuertes descensos, según los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. En total, los empleados afectados por una ruptura del contrato en el marco de un ERE ascendieron a 331, un centenar más que un año antes.

Aunque la cifra no es muy elevada es el primer alza en seis años y la previsión es que la tendencia siga a lo largo de 2019. Además, la subida de este tipo de ERE, que son los más perjudiciales para el trabajador que se queda en el paro, contrasta con los descenso que experimentaron los trabajadores que entraron en ERE suspensivos (por los que la empresa establece un nuevo calendario laboral en el que en determinados días y/o semanas el trabajador no acude a trabajar y por tanto no cobra) y los de reducción de jornada (por los que la empresa reduce el número de horas diarias del trabajador). Con estas dos medidas se busca mantener a la totalidad de la plantilla y evitar el despido, aunque también conlleva un sacrificio por parte de los trabajadores que sufren recortes salariales.

El pasado año (hasta noviembre) los trabajadores afectados por ERE suspensivos descendieron un 10%, en 148 personas. Este tipo de ERE es el más numeroso con un total de 1.294 trabajadores en 2018. En cuanto a los ERE de reducción de jornada, los trabajadores afectados bajaron un 76%, hasta los 16.

El inicio de año confirma la tendencia creciente de los ERE extintivos. En solo unas semanas han sido varias las grandes empresas que han anunciado ERE con despidos en su seno como CaixaBank, Vodafone, Alcoa, Cemex, Bayer, Lladró o la empresa de moda infantil Pili Carrera. Entre todas suman más de 3.000 despidos. A estos hay que sumar a las pymes que, a través de ERE o sin recurrir a esta figura, acometerán despidos a lo largo de este año al no ver cumplidos sus objetivos económicos.

En este sentido, el economista principal del servicio de estudios del BBVA, BBVA Research, Pep Ruiz, aconsejaba la semana pasada a las empresa, durante una intervención en la capital grancanaria, no realizar los ajustes laborales vía despidos sino optar por otro tipo de medidas menos traumáticas como suspensiones temporales de contrato o reducciones de jornada. Como señaló, de esta forma no se destruye empleo y el trabajador sigue teniendo ingresos lo que tiene menos impacto en el consumo y por tanto, en la marcha de la economía.

Los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo descendieron un 80% en los últimos seis años, según los datos del Ministerio de Trabajo. En lo peor de la crisis, en 2012, entraron en ERE 11.133 personas en las islas. 2018 cerrará en torno a 1.720.

De 11.000 a 1.700 afectados. Los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo descendieron un 80% en los últimos seis años, según los datos del Ministerio de Trabajo. En lo peor de la crisis, en 2012, entraron en ERE 11.133 personas en las islas. 2018 cerrará en torno a 1.720.