La prórroga a los ERTE, pendiente de negociación

Los empresarios no tienen todas consigo de que se prolonguen hasta diciembre. El Gobierno ha hecho una propuesta inicial en el marco del diálogo social que no contenta ni a empresarios ni sindicatos. De no hacerse cientos de empresas cerrarán y se destruirá empleo

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ

La reunión que las patronales canarias -la CCE de Las Palmas y la CEOE de Tenerife- mantuvieron el lunes con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, por videconferencia y con la presencia del presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, y la consejera de Empleo, Elena Máñez, entre otros miembros del Gobierno generó entre los agentes sociales cierta inquietud, ya que aunque desde el Gobierno de España se apoya la prórroga de los ERTE por fuerza mayor más allá del estado de alarma «todo son buenas palabras» pero poca concreción sobre el cuándo, el cómo y hasta donde.

Así lo indicaron ayer algunos de los representantes empresariales que participaron en el encuentro y otros que fueron informados de su contenido tras finalizar.

Díaz apuntó que «no tendría sentido no prorrogar los ERTE» pero, cuando se le preguntó por los plazos -los empresarios solicitan que se extiendan hasta diciembre-, la ministra lo condicionó a dos elementos: que exista ayuda de la Unión Europea y una reestructuración de los fondos, de un lado; y de otro, que haya una continuidad del estado de alarma. El Gobierno llevará hoy al Congreso de los Diputados una prórroga y ha advertido de que, si no consigue apoyos y se prorroga, caerán los ERTE por fuerza mayor. Algo que sería la muerte de gran parte del tejido productivo de las islas, incapaz de generar ingresos en una situación de cero turístico y de asumir a los miles de empleados que están ahora en estos expedientes de regulación de empleo temporales.

«No me quedé nada tranquilo», aseguraba ayer el secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, que entiende que el Gobierno tiene mecanismos para poder mantener unos ERTE que de suspenderse llevarán a concursos de acreedores y despidos de forma inevitable. García entiende además que la prórroga de los ERTE no han de limitarse solo al sector hotelero sino que deben extenderse a todas las actividades como son la de congresos, los rent a car, el comercio..., todo lo que esté vinculado al turismo de una u otra manera.

El presidente de la CCE, Agustín Manrique de Lara, indicó ayer que la prórroga de los ERTE aún no está garantizada y expresó su confianza en que haya «buenas noticias» en los próximos días.

El Gobierno de Sánchez he presentado una propuesta en el marco del diálogo social a empresarios y sindicatos a nivel nacional que no ha satisfecho a ninguna de las partes y ha supuesto una ruptura. Ese planteamiento pasa por que el Gobierno asumiría una serie de prerrogativas de control del diálogo social que no gustan ni a empresarios ni sindicatos. Según fuentes cercanas, esto supondría que el Gobierno pudiera decidir a quién dar esa prórroga.

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Juan Carlos Arricivita, pide al Gobierno que deje de hacer «juego político» con la prórroga de los ERTE y de amenazar al resto de los partidos de que si no apoyan ampliar el estado de alarma estos decaerían. «No se puede jugar con la comida de la gente. Aunque no se amplíe el estado de alarma el Gobierno tiene mecanismos para prorrogar los ERTE» indicó. «Yo no estoy tranquilo y no lo estaré hasta que lo vea publicado en el BOE. Las palabras suenan muy bien pero se las lleva el viento», dijo.