La inestabilidad económica actual, ¿pasajera o duradera?

08/04/2020

¿La actual crisis de los mercados bursátiles se quedará en un crack o degenerará en una crisis financiera más o menos larga? De eso justamente vamos a hablar a continuación

Estos días no se habla de otra cosa: la crisis de salud pública a la que nos enfrentamos a nivel regional, nacional e internacional. No es para menos, ya que a los problemas estrictamente sanitarios, hay que sumar el contagio que han sufrido los mercados financieros. La pregunta que sobrevuela en el aire es la siguiente: ¿la actual crisis de los mercados bursátiles se quedará en un crack o degenerará en una crisis financiera más o menos larga? De eso justamente vamos a hablar a continuación.

Las bolsas estadounidenses registran pérdidas históricas

El gráfico del Dow Jones hoy refleja una caída sostenida de la cotización conjunta de las empresas que forman este importante índice bursátil estadounidense. Lleva perdidos casi 10 000 puntos desde mediados de febrero. Ahora bien, ¿es este el inicio de un mercado bajista prolongado o es tan solo una reacción coyuntural de miedo excesivo? Los analistas se plantean si una contención de la pandemia actual del coronavirus podría animar los mercados o si el destrozo es ya demasiado grande como para que se produzca un efecto rebote que devuelva a los mercados al mercado alcista previo al estallido de esta crisis.

Hay quien considera que la crisis de salud que vivimos tan solo ha sido un detonante de una situación de burbuja que tenía que estallar más pronto que tarde. Sea como sea, una cosa está clara: desde 1987, las bolsas estadounidenses no registraban pérdidas como las que estamos viendo en las últimas semanas.

Los índices españoles e italianos sufren fuertes desplomes

El índice de referencia español, el Ibex 35, está atravesando una verdadera travesía por el desierto y ha registrado pérdidas históricas en su capitalización bursátil. Lo mismo ha sucedido en otros países que se encuentran afectados por la crisis de salud pública, como Italia. La incertidumbre resultante de las políticas de cuarentena ha hecho mella especialmente en las empresas vinculadas al turismo, una industria muy importante especialmente en Canarias, que constituye el motor económico regional y da empleo a miles de canarios. Queda por ver ahora si los paquetes de medidas fiscales y económicas logran revertir la situación, al menos a medio y a largo plazo.

La inestabilidad económica actual, ¿pasajera o duradera?
Los mercados asiáticos tampoco levantan cabeza

Los parqués asiáticos también siguen en números rojos. Por ejemplo, el selectivo japonés, el Nikkei, ha sufrido caídas peores a las experimentadas en 2011 durante el desastre nuclear de la central de Fukushima. Los índices chinos tampoco terminan de levantar cabeza, a pesar de que lo peor de la crisis de salud pública podría haber pasado ya por aquellas tierras. Las bolsas de Singapur e Indonesia también acusan fuertes pérdidas. Se da la paradoja de que el Sudeste Asiático, lugar en el que se inició esta crisis está ahora contagiándose de lo que sucede en Europa y en Estados Unidos a nivel financiero.

En resumidas cuentas, si algo nos está dejando claro esta crisis es que vivimos en un mundo sumamente interconectado, para lo bueno y para lo malo. Cuando se produce un evento negativo que transciende fronteras, la economía se echa a temblar. Parece que esto es lo que está sucediendo ahora, por lo que aventurar si la actual situación económica empeorará o mejorará a unos meses vista resulta misión prácticamente imposible. Son muchos los factores implicados y muchas las variables difíciles de calcular. Canarias, al igual que el resto del país y del mundo, se enfrenta a un desafío sin precedentes.