La construcción gana protagonismo ante el freno del turismo en las islas

26/03/2019

Los presupuestos para contratos de obra de las distintas Administraciones Públicas en Canarias crecen un 30,2% en el cuarto trimestre, lo que hace prever un aumento de la actividad en el corto plazo.

J. M. P. / Las Palmas de Gran Canaria

El crecimiento del sector de la construcción se desaceleró en el tramo final de 2018, aunque ayudó a mantener la evolución positiva de la economía canaria en un contexto marcado por el enfriamiento del turismo.

Es una de las principales conclusiones que se desprende del último Boletín de Coyuntura del sector publicado por la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, en el que destaca que la construcción mantuvo su tono de incremento del producto interior bruto (PIB), con una variación interanual del 2,7%, la más elevada del conjunto de sectores productivos. Aún así, este repunte se quedó 3,6 puntos por debajo del crecimiento experimentado por esta actividad para el conjunto de España (6,3%).

Esta evolución es la consecuencia del avance en algunos de los indicadores referidos al sector, como el de los visados de dirección de obra tramitados durante el cuarto trimestre, que aumentaron un 33,4% en comparación con los registrados en el mismo período del año anterior y un 26,2% si se tiene en cuenta el conjunto del ejercicio.

Las certificaciones de fin de obra sí cayeron un 4,1% en los tres últimos meses de 2018 respecto al cierre de 2017, aunque en el conjunto del año aumentaron un 15,1% respecto al anterior.

Los presupuestos de los contratos de obra de las distintas Administraciones Públicas licitados en el cuarto trimestre registraron además un incremento del 30,2% respecto al mismo período de 2017, lo que hace prever un aumento de la actividad en el corto plazo, coincidiendo, eso sí, con el año electoral. En todo el 2018 la licitación oficial creció un 74,2%, con variaciones anuales al alza tanto en el apartado de edificación (50,3%) como en el de obra civil (92,3%). El aumento de la actividad en la obra privada entre octubre y diciembre del pasado año, pero sobre todo en la pública, se tradujo en cualquier caso en un crecimiento interanual en la venta de cemento del 2,3% durante el tramo final de 2018 en comparación con los registros alcanzados un año antes.

Más trabajo. Los datos del empleo corroboran esta mayor actividad constructora. La afiliación a la seguridad social en el promedio del cuarto trimestre aumentó un 8,8% respecto al mismo periodo del año 2017, a pesar de que este se mantuvo estable respecto al tercer trimestre del año. La cifra de parados disminuyó un 8,2% en el promedio del trimestre en términos interanuales. El crecimiento del empleo en la construcción permitió que 2018 se cerrara con 51.248 afiliados y 21.150 parados en este sector, 4.070 más y 1.772 menos que los existentes un año antes, respectivamente.

El sector inmobiliario también arroja un aumento anual en la compraventa de viviendas nuevas del 9% de octubre a diciembre, frente al retroceso del 9,6% de la venta de viviendas usadas. En el último trimestre sí bajaron un 8%.