La comisaria europea de Innovación e Investigación, Mariya Gabriel.

Mariya Gabriel. Comisaria europea de Innovación e Investigación

«La innovación es necesaria para los servicios esenciales a las zonas rurales»

Desarrolla iniciativas para que la innovación llegue a todos los puntos de la UE y anuncia hoy el Foro 'Startup Village' para el próximo 16 de noviembre

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

La comisaria de Innovación e Investigación, Mariya Gabriel, participa hoy en el foro 'Startup Olé' de Salamanca, un encuentro desde donde explica a este diario (en una entrevista por cuestionario) el objetivo de impulsar la innovación y el desarrollo en el medio rural.

–¿Se puede lograr ese reto?

–Las zonas rurales ofrecen muchas oportunidades de innovación: un estilo de vida diferente y una calidad más ecológica. Tienen el potencial de combinar la innovación con un entorno más seguro y centrado en la persona. Estas oportunidades pueden desarrollarse con una combinación de soluciones, incluidos nuevos modelos de negocio, cambios organizativos y un enfoque a nivel de ecosistema de la innovación.

–¿Qué significan las 'startups' para el desarrollo económico, en general y de las zonas rurales en particular?

–Las 'startups' son el principal motor de innovación. La primera oleada fueron digitales e hicieron más fáciles nuestras vidas. Ahora entramos en una nueva oleada de 'startups', que suelen tener un componente físico y que se centran en resolver los principales retos de nuestra sociedad, desde acceso a una energía barata hasta el transporte, la construcción o a la agricultura y la alimentación. Las 'startups'tienen gran potencial para impulsar la competitividad de las economías de los Estados aumentando su capacidad de innovación. En el caso de las zonas rurales, son cruciales para que puedan jugar papel clave en los sistemas económicos del siglo XXI.

–¿Se puede detener de alguna manera la dinámica de despoblación rural con este tipo de iniciativas tecnológicas?

–En varias regiones de Europa se está produciendo un proceso de despoblación. En algunos casos, se trata de un proceso natural relacionado con la dinámica demográfica. En otros casos, se ve agravada por un bajo nivel de calidad de vida. La innovación es, una vez más, esencial para el despliegue de la digitalización para facilitar la prestación de servicios esenciales (sanidad electrónica, comercio electrónico...) y el atractivo para nuevas empresas. Entiendo que España ha incluido a Startup Village en su estrategia para la digitalización de las zonas rurales y ha adoptado un plan de ciencia, tecnología e innovación que combina la salud, la cohesión social y la digitalización. Este enfoque es muy pertinente para las zonas rurales, donde es necesario adoptar un enfoque integrado de la innovación, combinando diferentes ámbitos políticos en una única visión centrada en el futuro deseable de los lugares y las personas que viven allí. Toda esta problemática se analizará próximamente en el foro 'Startup Village' (pueblo estartapero) de las empresas innovadoras 'startups', una reunión virtual que se celebrara el 16 de noviembre en colaboración con la Universidad de Salamanca.

–¿A qué desafíos se enfrentan también las 'startups'?

–Europa está muy bien posicionada en la nueva ola de 'startups' que están abordando los principales problemas sociales. Sin embargo, una de nuestras principales dificultades es la etapa de crecimiento. Si bien Europa tiene mucho talento, ideas y nuevas empresas, carece de firmas de alto crecimiento, y EE_UU tiene cuatro veces más por habitante. Europa tiene un rendimiento inferior en términos de nuevas empresas unicornio, aquellas valoradas en más de 1.000 millones de dólares. Mi objetivo es abordar este problema de crecimiento y ofrecer la innovación necesaria para una recuperación sostenible y resistente de la pandemia, para acelerar las transiciones ecológicas y digitales, y asegurar la soberanía tecnológica de la UE.

–¿La innovación está ligada a la educación?

–La educación desempeña un papel muy importante en el proceso de innovación. Sin personas con talento, no hay innovación, y necesitan estar dotadas de las capacidades adecuadas para innovar. Escuelas y universidades tienen que evolucionar y adaptarse para cumplir su misión: formar a los estudiantes para que tengan éxito en un mundo complejo e interconectado que se enfrenta a rápidos cambios tecnológicos, culturales, económicos y demográficos.

–¿Pero puede esa educación llegar a todas las zonas remotas?

–La pandemia ha puesto de manifiesto oportunidades, lo que constituye un desencadenante para la adopción de la educación digital. Ha llegado el momento de pasar de los modos de educación de emergencia a los nuevos modos emergentes, en los que las tecnologías digitales se utilizan de manera fiable, inclusiva e innovadora. La educación digital debe ser inclusiva. Nadie puede quedarse atrás, porque una sociedad próspera es la que tiene en cuenta el bienestar de cada uno de sus miembros. E inclusión y educación de alta calidad deben estar entrelazadas.