Inicio y fin de la desaceleración económica: este año tocará fondo

La desaceleración económica confirmada en 2019 (con un crecimiento inferior al 2%) y que llevó a la CEOE de Tenerife a alertar sobre una posible recesión para este año -dos trimestres consecutivos de caída de la economía- está próxima a su fin. Así lo estima el servicios de estudios del BBVA, BBVA Research, que en su último informe Situación España y presentado ayer apunta a que la ralentización del crecimiento tocará fondo este año, con un alza del PIB del 1,6%, y que en 2021 la economía se acelerará. Para el próximo año el crecimiento económico estará próximo al 2%.

La mayor «tracción» de la economía española permitirá crear 600.000 puestos de trabajo en el acumulado de 2020 y 2021 -un 34% menos que los creados en el bienio precedente-. Este alza provocará una reducción de la tasa de paro a nivel nacional hasta el entorno del 12,5% (13,5% en 2020 y 12,3% en 2021).

El impulso de la economía en 2021 vendrá de la mano de la demanda interna. Tras la atonía del consumo privado a lo largo de 2019, en 2020 recuperará «algo de tracción» para crecer con más fuerza en 2021, según se pone de manifiesto en el informe del BBVA. Según sus estimaciones el gasto de los hogares repuntará dos décimas este año, hasta el 1,4%, y avanzará un 1,6% en 2021. El tirón del consumo vendrá por la subida sostenida de los salarios, una mejoría de las pensiones y la contención de los precios ya que el empleo, aunque crecerá, pierde impulso. La inversión empresarial también dará alas a la economía, yendo «de menos a más» en los próximos años. Según el informe la inversión moderará su avance en 2020 hasta el 3,2% para recobrar impulso en 2021 hasta el 5,1%. La inversión en vivienda también se ralentizará este año para recuperarse en 2021.

Ahora bien, el director del BBVA Research y economista jefe de grupo BBVA, Jorge Sicilia, y el responsable de Análisis Económico, Rafael Doménech, no las tienen todas consigo y advierten de la existencia de riesgos en el horizonte que pueden lastrar a la baja estas previsiones. «España está en una encrucijada: la velocidad futura de la recuperación dependerá de las políticas que se implementen en los próximos meses», se advierte en el citado informe, en el que consideran de «particular importancia» los cambios que el nuevo Gobierno pueda acometer en el mercado laboral, con la modificación de la reforma acometida en 2012, y en el ámbito de las pensiones.

El BBVA Research llama al Gobierno a evaluar los efectos de la reforma laboral «y mantener aquellos aspectos que han sido valorados positivamente».

El servicio de estudios de la entidad aplaude el compromiso del nuevo Gobierno con la responsabilidad fiscal y con lo comprometido con con Europa respecto al déficit y la deuda pero advierte de la «incertidumbre» que generan los incrementos impositivos que pueda aprobar el Gobierno para financiar el aumento del gasto previsto. «El punto de partida no es el mejor toda vez que en 2019 la reducción del déficit habría sido casi nula, incumpliendo las metas establecidas a pesar de un entorno de recuperación económica de bajos tipos de interés», se apunta en el informe, donde también se aboga por una «imposición eficiente», que no lastre el crecimiento y el empleo, fomente la inversión y no ponga en peligro la competitividad de las empresas. «Estos criterios deben guiar no solo la política fiscal sin o el conjunto de la política económica», se recoge en el informe.