El euríbor amenaza con cerrar septiembre sobre el 2% en plena lucha del BCE contra la inflación

Los precios en la zona euro escalan a un nuevo récord del 9,1% y el indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España anticipa subidas de tipos más agresivas

CLARA ALBA Madrid

No hay techo. El alza de los precios sigue presionando el bolsillo de los consumidores y no es una situación exclusiva de España. Según confirmó este viernes Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea, la inflación en la zona euro alcanzó en agosto una cifra récord del 9,1%, dos décimas más que en julio.

El dato, que confirma la primera estimación publicada hace dos semanas, refuerza la idea de que el Banco Central Europeo (BCE) podría ser todavía más agresivo en las subidas de los tipos de interés en sus próximas reuniones, a pesar de que ese movimiento pueda entorpecer la recuperación económica.

El mercado viene anticipando desde hace tiempo ese escenario. Y así lo refleja la evolución del euríbor a 12 meses, con una subida imparable desde hace semanas que el viernes dejó su cotización diaria en el 2,263%. Hace apenas una semana estaba en el 1,903%. Y a principios de año cotizaba todavía en negativo, en el -0,5%. ¿Conclusión? El euríbor vuelve a niveles de 2009 y se encuetra ante el mayor ritmo de encarecimiento de las hipotecas de las últimas décadas.

Con once sesiones hábiles, la media mensual de septiembre se queda en el 2,016%. Y todo apunta a que el mes terminará por encima del 2%, niveles que no se ven en media mensual desde diciembre de 2011 y que superan con creces el 1,249% del pasado agosto.

El golpe para los hipotecados que tengan que revisar su préstamo de forma anual será brutal. Y en este escenario, los sindicatos han comenzado a presionar para la creación de un fondo de ayudas a quienes en su día contrataron un préstamo variable. Según la propuesta presentada este viernes, los beneficiarios serían las personas con unos ingresos totales inferiores al salario medio en España y las personas o unidades de convivencia en situación de vulnerabilidad social.

Para acceder a dicho fondo, aquellas personas que cumplan uno de los requisitos expuestos deberían acreditar, a su vez, que el pago mensual de la hipoteca en vivienda habitual supere el 30% de los ingresos mensuales netos.

La idea es que el fondo estatal cubra, por medio de una prestación mensual, el sobrecoste generado en caso de que el Euríbor supere un valor de 1,5 puntos y tendría una duración máxima de 12 meses, con posibilidad de prórroga en caso de que persistan los requisitos fijados.

UGT estima que la medida puede afectar a cerca de 340.000 hipotecas para viviendas, con lo que harían falta 650 millones de euros para absorber la totalidad del sobrecoste generado en las familias. En este sentido, recuerda que el Gobierno espera recaudar 1.500 millones de euros con el nuevo impuesto a la banca, una cantidad que «será aún superior en unos 250 millones tras el anuncio de la subida de tipos del BCE», por lo que la dimensión del fondo propuesto sería cerca de un tercio de esa recaudación.

Subida de precios

La gran duda ahora es si el BCE es si tendrá éxito en su objetivo. La escalada de los precios en la zona euro se intensificó en agosto a pesar de que la subida interanual del precio de la energía se desaceleró al 38,6%, un punto menos que en julio. Pero ese dato fue compensado al alza por el incremento del precio de los alimentos procesados, el alcohol y el tabaco, que en agosto fue del 10,5%, cuando en julio había sido del 9,4%.

Al excluir del cálculo el impacto de la energía, la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en agosto en el 5,8%, frente al 5,4% del mes anterior, mientras que al dejar fuera también el efecto de los precios de los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, la inflación subyacente alcanzó un récord del 4,3%, tres décimas más que en julio.

Este dato, el de la subyacente, es el que más preocupa al BCE, que además sigue varios pasos por detrás de la Reserva Federal (Fed) en el ritmo de endurecimiento de la política monetaria. En su última reunión, el organismo sorprendió con una subida récord de 75 puntos básicos en los tipos de interés. Y tras los últimos datos conocidos, muchas voces apuntan ya a un movimiento igual en octubre.

Sobre todo porque, además de la inflación, el BCE se ha marcado el objetivo de proteger al euro. La moneda única ha perdido buena parte de su valor frente al dólar, que este año saca músculo aprovechando el mayor ritmo en las subidas de los tipos de interés en EE UU. La pérdida de la paridad en el cruce diario de ambas divisas se ha convertido en algo habitual en las últimas semanas.

El problema es que la Fed seguirá pisando el acelerador. Y ya hay casas de análisis que apuntan a que la subida de tipos de septiembre no será de 75 puntos básicos, sino de 100. Un movimiento histórico que sin duda añadiría más presión al BCE.

Según los datos recogidos por Eurostat, los mayores incrementos de precios se dieron en Estonia (+25,2%), Letonia (+21,4%) y Lituania (+21,1%), mientras que los menores incremento se registraron en Francia (+6,6%), Malta (+7%) y Finlandia (+7,9%).

De los Veintisiete países que forman la Unión Europea, en el mes de agosto se registró inflación de doble dígito en 15 de ellos.