Archivo

La inflación de la OCDE sube al 8,8% en marzo por la energía

Se trata de la mayor subida de precios desde 1988, sobre todo impulsada por el encarecimiento de la luz y el gas, que se dispararon un 34% en un año

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

La subida de los precios es generalizada en todo el mundo por el incremento de costes energéticos derivado de la guerra de Ucrania. La tasa de inflación del conjunto de la OCDE se situó en marzo en el 8,8%, un punto más que en febrero y lo que supone la mayor subida de precios del bloque de los 36 países desde el año 1988. Es una tasa que está un punto por debajo de la que registró España ese mismo mes (9,8%).

El detonante fue la subida de precios de la energía, que se aceleró en marzo hasta el 33,7% respecto a hace un año, su tasa más alta desde mayo de 1980. Pero no es un problema únicamente de la luz y el gas, ya que la inflación subyacente, que no tiene en cuenta energía ni alimentos frescos, alcanzó en marzo el 5,9% en el conjunto de la OCDE, tres décimas más que en febrero.

Uno de cada cinco países de la OCDE registraron en marzo inflación de doble dígito, destacando el caso de Turquía, donde los precios se dispararon al 61%. Le sigue Lituania (15,7%) y Estonia (15,2%), mientras que los aumentos más moderados fueron en Japón (1,2%), Israel (3,5%) y Corea del Sur (4,1%).

En la eurozona, la inflación aumentó al 7,4% en marzo, un punto y medio más que en febrero. Para abril la estimación preliminar de Eurostat apunta a una tasa del 7,5%, un punto por debajo de la de España (8,4%). En tasa subyacente la tasa escaló dos décimas de febrero a marzo hasta situarse en el 2,9%, y para abril se espera que llegue al 3,5%, también un punto más moderada que la de España.

Por componentes, la mayor subida corresponde a la energía, con un incremento del 44,4% en marzo respecto a hace un año en la eurozona, una gran subida desde el 32% de febrero. Mientras que los alimentos registraron una subida del 5,7%, un punto más que en febrero.

Los países de la eurozona con mayores incrementos de los costes de la energía fueron Países Bajos (99,7%), España (61%) y Bélgica (57,2%).