La subida de la luz y de los carburantes ha llevado los precios en Canarias en siete meses de un -0,4% de febrero al 3,2% de septiembre. / EFE

La inflación escala hasta el 3,2% en el archipiélago y amenaza la recuperación

En siete meses los precios se han disparado a consecuencia de la subida de la luz y los carburantes. Condiciona la mejoría económica

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Tras más de un año con una inflación contenida en las islas por debajo del 1% e incluso por debajo -en febrero los precios se situaron en el -0,4%-, en los últimos meses este indicador se ha disparado hasta registrarse un alza del 3,2%. El dato supone volver a niveles del año 2012 (cuando se tocó el 3,3% de incremento) y con anterioridad, a 2008.

Esta fuerte subida de los precios no se debe en el caso de Canarias ni de España (donde ha llegado al 4% en tasa interanual) al aumento de la demanda sino al incremento que vienen sufriendo los costes de las materias primas y que ha derivado en subida de los energéticos, fundamentalmente los combustibles y la electricidad. En septiembre, según los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) del Instituto Nacional de Estadística (INE). los precios de este grupo subieron un 13%, impulsado por el notable aumento del 41% de la electricidad en el último año. También ha subido de forma sustancial el grupo de Transporte, casi un 7%, como consecuencia del aumento de los carburantes en las islas, que se han encarecido casi un 18% en comparación con los datos del mismo mes del año anterior, según los datos de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE).

Desde la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, su directora general, Lola Pérez, advierte de los riesgos que esta inflación elevada y, en cierta forma artificial, puesto que no responde a una mayor demanda, puede tener sobre la recuperación económica que ha iniciado el archipiélago gracias a la mejoría del turismo. Esta inflación disparada puede suponer, además en su opinión, una merma de la competitividad y productividad de las empresas del archipiélago, como sucedió en 2008.

En este punto, advierte de los riesgos que tiene el vincular a esta inflación subidas de salarios, máxime cuando en unos meses, tal y como prevé el Banco de España y el Banco Central Europeo además de distintos centros de estudios, los precios volverán a descender para volver a situarse por debajo del nivel del 2%.

Pérez reconoce que mientras este inflación esté elevada los ciudadanos isleños perderán poder adquisitivo pero recuerda que es una situación puntual y que tenderá a normalizarse.

Como dato a destacar y que confirma que esa inflación se debe solo al alza de algunos grupos está la inflación subyacente, que descuenta el efecto de los componentes más volátiles de la cesta de la compra, como son los productos frescos y los energéticos. En septiembre el incremento fue de un 0,9% interanual, por debajo del 1% nacional. En tasa mensual la subida fue de un 0,3% frente al 0,8% de la subida general. En este sentido, el vicepresidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, advierte del riesgo de consolidar subidas salariales con esta inflación «transitoria». «Podemos generar inflación de segunda vuelta y es muy peligroso», manifiesta.

La patronal tinerfeña también advierte de los riesgos de la inflación disparada en las islas y muestra su preocupación por el alza de precios. El temor de la CEOE de Santa Cruz de Tenerife es que los bancos centrales incrementen los tipos de interés como forma de aplacar la inflación. «Esto conllevaría un encarecimiento del endeudamiento, además de mayor presión al alza e los salarios y otorgaría pérdida de competitividad», se apunta desde la CEOE, que considera al igual que la Cámara de Comercio que la inflación disparada «pone en riesgo» la recuperación.

En tasa mensual, el grupo más inflacionista fue el vestido y el calzado, con una subida de los precios del 7%, al igual que la vivienda, electricidad y combustibles, con un aumento del 3,3%.