José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones / EFE

Inclusión extiende la retroactividad de la renta mínima hasta final de año

Los beneficiarios que hayan solicitado la ayuda hasta el 31 de diciembre la cobrarán con efecto a 1 de junio. El periodo de carencia iba a vencer el próximo 15 de septiembre

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

Las denuncias que en el mes de agosto avisaron de la lentitud en la tramitación del ingreso mínimo vital y del escaso número de hogares a los que se había reconocido la prestación han surtido efecto. El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha decidido extender «los efectos económicos retroactivos del ingreso mínimo vital al 1 de junio a todas las solicitudes presentadas hasta el 31 de diciembre». Según explicó el titular de la cartera, José Luis Escrivá, en una entrevista en la Cadena Ser, «quienes lo soliciten hasta esa fecha y tengan derecho lo percibirán» con efectos a 1 de junio. Se ampliará, de esta manera, el periodo de carencia que iba a vencer el próximo 15 de septiembre, para que todas las personas beneficiarias puedan finalmente recibir la prestación acumulada desde el 1 de junio.

Además, según ha informado Inclusión, nadie que haya presentado la solicitud del ingreso mínimo vital tendrá que preocuparse por que su petición se desestime en las próximas semanas por silencio administrativo, ya que el plazo marcado de tres meses por el que decaen las solicitudes no atendidas también se va ampliar.

Una tercera medida anunciada por el Gobierno para agilizar la tramitación del ingreso mínimo vital pasa por que si bien ahora se exige estar apuntado en los servicios públicos de empleo (SEPE) antes de pedir la prestación, este requisito se va a modificar para que su cumplimiento sea obligatorio a posteriori.

Escrivá explicó que con estas medidas se espera que el ingreso mínimo vital alcance a 150.000 hogares en las próximas semanas, lo que supondría llegar a 450.000 personas. El Gobierno diseñó esta prestación con el objetivo de alcanzar a 800.000 hogares.

A mediados de agosto, se habían otorgado unas 80.000 ayudas, 74.000 de las cuales, de oficio (a beneficiarios de la prestación por menor a cargo, que se ve sustituida por la renta mínima). Hasta entonces, se habían presentado 750.000 solicitudes, de las que se habían tramitado 40.000. Desde esas fechas, ha crecido el reconocimiento de ayudas, hasta los 85.000 hogares que ya las están percibiendo, aunque el número de expedientes en tramitación ha ascendido hasta los 900.000.